Un corto nos acerca el hambre que no se ve en Filipinas

NATV
-

Acción Contra el Hambre se ha aliado con los hermanos Javier y Guillermo Fesser para rodar un corto-documental con el que denuncian el "monstruo invisible" del hambre que sufren muchos niños en Filipinas.

Un corto nos acerca el hambre que sufren niños en Filipinas - Foto: Europa Press

"Queremos que el espectador pase de pensar en la caridad y a pensar en la justicia, que se pregunte por qué esta gente no tiene acceso a la educación o al transporte, como solución contra el hambre", ha señalado Guillermo Fesser.

   Esta film se rodó durante varias semanas del pasado año en el vertedero de Papandayan, en donde trabaja Aminodín, de 8 años, separando las botellas y las latas de la basura para poder venderlas después. Entre los montones de bolsas, Aminodin come de los restos que encuentra para "matar al monstruo invisible", fabrica cometas y juega con móviles rotos junto a sus amigos que también trabajan allí.

   El pequeño tiene un lema de vida que su padre le ha enseñado, "las personas alegres viven más". Por eso le preocupa que su primo Aliman haya perdido la suya cuando en la ciudad de Marawi en la que vivía se inició una guerra. Mientras Aliman pasa sus días tristes en un campo de refugiados, Aminodin idea un plan para que vuelva a sonreír.

 ESPERAN PROYECTARLA EN COLEGIOS

   El nombre del proyecto es consecuencia de los efectos que esta situación tiene en los menores y que no son visibles a simple vista, como la falta de desarrollo físico (baja talla-altura) o cognitivo desde la infancia. "Una nutrición adecuada puede romper el círculo vicioso pobreza-desnutrición, dando la oportunidad de que los niños puedan desarrollar sus capacidades y su potencial", apunta la ONG.

   Y este es el mensaje que esperan mandar Javier y Guillermo Fesser con su guión. Según han explicado, el rodaje comenzó con una visita sobre el terreno del territorio en el que después se iba a desarrollar la historia. Los directores apuntaron aquellas historias que les llamaban la atención y después las unieron para mostrar la realidad del lugar. Es decir, en la película, todos los personajes hacen de ellos mismos, el día a día que muestran ante la cámara es la suya, la única 'ficción' es su relación personal