Sugui, el perro guardaespaldas que protege a Silvia

Leyre Arnedo
-

A Silvia González se le acaba el tiempo. El 4 de enero su expareja saldrá de prisión y con él sus miedos. Miedo a volver a sufrir maltrato físico y psicológico. Incluso tema por su vida y por la de sus dos hijos.

20 años de maltrato y de miedo que solo se palían con la ayuda y compañía de su perra Sugui. Es su guardespaldas. Están juntas todo el día y le da la tranquilidad suficiente para pasear por sus ciudad, quedar con las amigas a tomar un café o ir a trabajar. En definitiva, Silvia quiere llevar una vida normal, quiere vivir.

Va siempre que se lo permiten acompañada de Sugui, pero no se le reconoce como perro lazarillo y por ello ha recogido y entregado en el parlamento foral 125.000 firmas que apoyan su petición. Dice que está cansada de las buenas palabras de las instituciones que se quedan en eso, en palabras. Pide actos que se cambie la ley porque ella tiene miedo.

Su expareja, saldrá de la cárcel de Pamplona en enero. Ya cumplió 8 años de condena por maltrato en Cataluña y ahora está en prisión provisional en la cárcel de Pamplona. Está pendiente de sentencia firme por dos condenas, de 10 y 22 meses, por acoso en redes y telefónico a Silvia y sus dos hijos.

Sugui, el perro guardaespaldas que protege a SilviaSugui, el perro guardaespaldas que protege a Silvia

Ella intenta vivir una nueva vida junto con su pareja y sus hijos, pero no se siente segura. Su maltratador se ha quitado la pulsera telemática en 14 ocasiones y tiembla cada vez que pita o se piensa en que se puede encontrar con su agresor en la calle y no tenga escapatoria. Solo se siente segura con Sugui.