Iberdrola celebrará su Junta General de accionistas a distancia

Europa Press
-

El consejo de administración de la compañía energética acuerda celebrar la sesión del 2 de abril de manera no presencial por el coronavirus y salvaguardar así los intereses generales y la salud de los convocados

Iberdrola celebrará su Junta General de accionistas a distancia - Foto: IBERDROLA

El consejo de administración de Iberdrola ha acordado este miércoles la aplicación de una serie de medidas que permitirán celebrar su Junta General de Accionistas de forma no presencial, con el objetivo de salvaguardar los intereses generales y la salud ante la propagación del coronavirus, informó la compañía.

En concreto, la Asamblea anual se celebrará el próximo 2 de abril, en primera convocatoria y como estaba previsto, pero tendrá lugar en la Torre Iberdrola de Bilbao, sede social del grupo, y no habrá presencia física de accionistas, representantes o invitados.

La energética, que apoya el paquete de medidas aprobadas ayer por el Gobierno de España para compaginar la continuidad de la vida societaria de las empresas con la lucha contra la propagación de la enfermedad, señaló que se convierte así en la primera sociedad cotizada en hacer uso de las mismas.

Con el objetivo de garantizar la participación a distancia de todos los accionistas en la Junta General, el órgano rector de Iberdrola ha acordado además ampliar los canales disponibles.

A través de estas vías, los accionistas de la energética podrán no solo asistir a la reunión anual, sino ejercer su derecho de voto y delegación a distancia.

Esto les permitirá recibir su prima de asistencia a la Junta General de Accionistas, que asciende a 0,005 euros brutos por acción o, lo que es lo mismo, 1 euro por cada 200 acciones.

El pasado lunes, el grupo ya anunció que mantendría su Junta General, aunque ante la situación de excepcionalidad para combatir la expansión del coronavirus suspendía las actividades del Día del Accionista y no abriría los puntos de atención.

En un comunicado a sus accionistas, la energética señaló que la celebración de la Junta General era "una necesidad inaplazable" para que Iberdrola pueda continuar "desarrollando con éxito su actividad y alcanzar sus objetivos, en interés de todos sus accionistas y de sus restantes grupos de interés".

No obstante, subrayaba que esta necesidad debe compatibilizarse con "el estricto cumplimiento" de la declaración por el Gobierno del estado de alarma y con "la profunda preocupación" del consejo de administración del grupo por proteger la salud de los accionistas y representantes, así como de sus profesionales y proveedores, y por colaborar activamente con las autoridades para controlar la expansión de la enfermedad del coronavirus y el riesgo para la salud pública.

Nombramientos de nuevas consejeras

En su Junta General, la energética presidida por Ignacio Sánchez Galán someterá a sus accionistas los nombramientos como consejeras independientes de la británica Nicola Brewer y de la brasileña Regina Nunes.

También se propondrá las reelecciones como consejeros de Iñigo Víctor de Oriol Ibarra, miembro del órgano rector de la compañía desde 2006, así como de Samantha Barber.

Por otra parte, no continuará en el órgano rector de la compañía Inés Macho Stadler, vicepresidenta no ejecutiva de Iberdrola desde 2018, ya que no será propuesta a los accionistas su reelección como consejera.

Otras propuestas de acuerdo incluidas para la junta se refieren a la aplicación del resultado y a la distribución del dividendo con cargo al ejercicio 2019, a través de una nueva edición del sistema de retribución flexible, así como a la reforma de los Estatutos Sociales con el objetivo de redefinir y enriquecer los conceptos de interés y dividendo social y de dar reconocimiento estatutario al sistema y a la unidad de cumplimiento, entre otras mejoras.

Además, se someterá a reelección de los accionistas a KPMG como auditor de cuentas de la energética. La auditora viene realizando esta labor para la compañía desde 2017, cuando sustituyó a EY.