Navarra cuenta con 15.674 personas dependientes

NATV
-
Navarra cuenta con 15.674 personas dependientes

El número de personas con dependencia reconocida en Navarra alcanzó el pasado año al 2,4 % de la población navarra, 15.674 personas de las que el 41,6 % tiene dependencia moderada, el 38,1% severa, y el 20,3 % son grandes dependientes.

Así lo ha señalado en conferencia de prensa el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, quien ha presentado el informe de dependencia de 2018, del que ha destacado la “consolidación” el pasado año del “nivel alto” en las valoraciones de dependencia por su departamento, que augura que “se mantendrá en próximos años ya en velocidad de crucero”.
Este incremento de la labor de valoración ha hecho que el número total de personas dependientes con prestaciones y servicios reconocidos suba en 4.987 personas (un 56,8 % más) desde julio de 2015, lo que se suma al incremento de prestaciones y servicios en 6.802 (60,6 %).
Laparra ha valorado además que el sistema actual ofrece una “atención mucho más centrada en las personas y en la adecuación de sus necesidades”, con preferencia por los servicios frente a la prestación económica, y del mantenimiento de las personas en sus domicilios.
Con todo ello, en el año 2018 Navarra “ha consolidado un salto cualitativo en la atención a la dependencia”, que se define ahora como “rápida y en plazo”, ha dicho el consejero para reconocer que todo ello ha obligado a un esfuerzo económico, con más de 45,5 millones de euros de aumento hasta llegar a los 206 millones de gasto en 2019 de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas.
En cuanto a los datos del pasado año, las personas dependientes que recibieron ayudas en 2018 fueron fueron 13.764 y se concedieron un total de 18.032 prestaciones y servicios. Además, el total de ayudas sube en 4.446 (un 82,9 %) hasta llegar a 9.569 y los servicios dados crecen en 2.466 (41,1 %) hasta situar en 8.463 los servicios que recibieron las personas dependientes el pasado año.
En este último año han subido todos los servicios y prestaciones, en especial los de la promoción de la autonomía y prevención de la dependencia (hasta tres veces y media más); y la atención diurna (un 32 % de incremento). Además, por primera vez, desde 2014, han aumentado más los servicios (831 más) que las prestaciones (614).
Los datos se extraen de un informe elaborado por el Observatorio de la Realidad Social, que revela que en el período desde el año 2010 a julio de 2015, el número de personas con prestaciones subió un 15,6 %, y en los últimos tres años y medio el aumento ha sido superior al 56 %.
En cuanto a servicios, hasta julio de 2015 las ayudas para atención diurna, teléfono de emergencia, Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) y transporte adaptado así como asistido disminuyeron en torno al 10 %.
En la presente legislatura (julio 2015-diciembre 2018), el teléfono de emergencia ha aumentado en 45,1 %, el transporte en 48,5 %, la atención diurna en 72,1 %, y se ha duplicado el SAD.
Laparra, consciente del envejecimiento de la población, ha advertido de que se espera que en los próximos años aumenten el número de valoraciones de dependencia, que ya entre 2014 y 2018 se han incrementado en un 62,7 %, a pesar de una ligera caída en 2018 de 291 menos respecto a 2017.
El año pasado, el 2,4 % de la población, es decir, 15.674 personas, tenía reconocimiento de dependencia en sus diferentes grados: dependiente moderado, severo y gran dependiente.
Además, el riesgo de dependencia se incrementa con la edad y es a partir de los 80 años cuando la incidencia es mayor y afecta a más del 23 % de este grupo de edad, sobre todo a mujeres, ya que el 27,2 % es dependiente, frente al 17,3 % de los hombres, aunque esta "feminización" no se ha alterado en los últimos años.
En 2010, el tiempo medio de valoración de la dependencia se situaba en dos meses y medio, y después, con la entrada de dependientes moderados en le sistema, el plazo aumentó hasta alcanzar a finales de 2016 los 4,9 meses, aunque desde entonces ha disminuido, hasta llegar en diciembre de 2017 a 1,6 meses.
En cuanto a grados de dependencia, desde 2010, las personas dependientes moderadas son las que más han aumentado, un 27 %, mientras que las severas han crecido un 20 %, y las grandes dependientes han disminuido un 14 %.