Salud no cederá ante la presión mediática en el caso Izan

NATV
-

El consejero de Salud dice que el medicamento que pide la familia de Tudela para su hijo contra el síndrome Duchenne, una enfermedad rara que origina distrofia muscular, "se ha demostrado que no es eficaz y que puede tener efectos secundarios".

Domínguez ha afirmado que "no ha habido ningún cambio de criterio" en el departamento sobre el medicamento solicitado y ha explicado que se va a producir una segunda reunión con la familia porque ésta la pidió "a través de un representante político".

"Nosotros siempre hemos estado abiertos al diálogo con una familia que está preocupada por la salud del hijo y que entendemos perfectamente su actitud", ha expuesto el consejero, para agregar que lo que no entienden son "otras actitudes y posicionamientos que se han dado desde grupos políticos o instituciones apoyando algo en lo que no tienen competencia".

Según ha indicado, el Departamento de Salud tiene "muy claro" que los tratamientos que se deben de dar son los que son "eficaces" y ha asegurado que en el caso de este niño "se está pidiendo un tratamiento que ha demostrado que no es eficaz y que puede tener efectos secundarios".

Salud no cederá ante la presión mediática en el caso Izan
Salud no cederá ante la presión mediática en el caso Izan - Foto:

"Desde un punto de vista político me hubiera resultado mucho más fácil autorizar el medicamento, pero no puedo olvidar que soy médico y que no voy a indicar algo que creo que no está indicado", ha expuesto el consejero.

En este sentido, ha incidido en la idea de que "hay muestras suficientes, ensayos clínicos suficiente que demuestra que no es eficaz". Y ha destacado, además, que la Comisión Central de Farmacia de Navarra "desaconsejó su uso" y a nivel ministerial "también se desaconsejó". "El criterio está basado en criterios técnicos y eso no puede cambiar por la presión popular o de determinados ámbitos", ha declarado.

El consejero ha comentado que, según los datos que disponen, en España están utilizando este tratamiento 33 niños, "muchos de ellos porque fueron incluidos en su momento en un ensayo clínico promovido por la propia industria farmacéutica y que una vez que ha acabado el ensayo clínico siguen tomándolo".

En ese ensayo clínico, ha agregado, "se demostró que no hay diferencias significativas entre tomar ese medicamento y tomar un placebo, por lo tanto, no es útil".

Según ha indicado, "después se han incorporado algunos niños también a tomar este medicamento en determinadas comunidades autónomas precisamente por las presiones mediáticas recibidas".