Otra voltereta: todo es mentira

Diego Izco
-

El Real Madrid más sólido y el peor Barça en años: ¿Quién empató en casa ante un equipo de la zona de descenso y quién ganó al tercer clasificado? El espectáculo de la jornada empezó y terminó el viernes

Otra voltereta: todo es mentira - Foto: Maria Jose Segovia / AFP7

Hace una semana, el Madrid goleaba en Pamplona con una sencillez pasmosa; hace una semana, el Barça no despejaba ninguna duda a pesar del 2-3 ante el Betis. El líder más sólido de los últimos tiempos, el Barça más endeble en años, y así arrancaba una jornada en la que el Celta visitaba el Bernabéu en puestos de descenso y el Getafe (tercero de pura roca) un Camp Nou con la solidez de un flan. ¿Qué podía pasar?
Hace unos años, Menotti quiso explicar la volatilidad del fútbol (cuando todo parece escrito salta la sorpresa) con una frase: «Todo es mentira». Si el favorito no hace su papel, el modesto se le sube a las barbas. El Madrid no cumplió como líder y se dejó dos puntos importantes en la cuneta, y a pesar de esa apariencia impermeable, la grada empieza a temerse lo peor: si no es esta Liga, en la que el Barça es la sombra de lo que fue, ¿cuál va a ser?
Y es que el panorama no es mucho más halagüeño (todo lo contrario) en azulgrana: a pesar del 2-1 al Geta, el Camp Nou pitó a su equipo. Una victoria vacía: ni juego, ni ritmo, ni ideas, ni alternativas a la presión alta, ni siquiera goles de Messi. Y aún con todo, recortó dos puntos al fascinante Madrid de Zidane... Puede que Menotti tuviese toda la razón: a veces, cuando no queremos creernos algo, nuestro cerebro decide que ‘eso’ es mentira... aunque haya sucedido: un Barça horrendo se acerca al liderato. 
viernes brillante. A pesar de que todo sea mentira, hay cosas de verdad: el duelo más atractivo de la jornada fue el mejor. Un Valencia en crisis y un Atlético cuestionado por todos lados se dieron duro en un partido eléctrico, plagado de alternativas, detallazos individuales y un empate de esos al que el tópico le regala un «no satisfizo a ninguno de los dos»... pero que, en el fondo, refuerza a ambos: querían ganar, pero no podían permitirse perder. Y en esas, firmaron un brillante empate que dio luz a toda la jornada. Porque del resto de la 24ª entrega, incluyendo a los más guapos, es difícil sacar 20 buenos minutos de fútbol de los 810 disputados.