Osasuna Magna sabe sufrir y gana a Peñíscola (3-2)

Asier Cotelo
-

Los navarros vuelven a sumar tres jornadas después en un partido de mucho desgaste

Roberto Martil alcanzó los 400 partidos con la camiseta del CD Xota. - Foto: CD Xota

Osasuna Magna tuvo que sufrir para acabar llevándose los tres puntos en su duelo ante Peñíscola. El conjunto castellonense siempre fue por detrás en el marcador, pero nunca dejó de intentarlo y tuvo la oportunidad de empatar hasta el último segundo. Gran trabajo defensivo de los de Imanol Arregui, que vuelven a ganar tres jornadas después y alcanzan los 15 puntos que les colocan en cuarto lugar de la tabla.

La primera mitad resultó un tanto aburrida de cara al espectador, con dos equipos cuyas defensas se imponían sin demasiados apuros a las delanteras. Eso hizo que el juego resultase bastante plano por parte de los dos conjuntos. Aún así, nada más iniciarse el partido con tan solo 27 segundos de juego, Araça estableció el 1-0 tras el saque de un córner. El potente disparo del cierre brasileño se coló en el marco de Molina y eso le dio mucha tranquilidad a los locales.

Por parte de Peñíscola, su primera gran ocasión tuvo lugar poco antes de llegar al ecuador del primer periodo, con un balón que se chocó con la madera. Claudino se tiró al suelo para intentar prolongar un centro lateral que casi pone el empate. Dani Saldise también rozó el gol, aunque en esta ocasión el meta ex del Ribera Navarra, Molina, lo impidió con una gran parada de reflejos. Alcanzado el minuto 18 de partido, de nuevo Claudino tuvo que ver cómo su envío volvía a pegar en la madera. En esta ocasión fue tras una rápida triangulación visitante y es que con el paso de los minutos, Peñíscola mejoró y puso en serios apuros a los navarros.

Ya en el último minuto de la primera mitad Molina tuvo que evitar el gol de “Nakata”. Eric Martel finalizaba en el segundo palo un pase profundo de Rafa Usín y el portero atajaba el cuero sobre la línea de gol.

Al paso por vestuarios Bynho fue el primero en actuar, pero perdía la oportunidad en el cara a cara con Molina. Dos minutos después Josiko cometía penalti y tras ver la amarilla, veía la segunda cartulina por protestar y era expulsado. El encargado de lanzar la pena máxima (min 23) fue Rafa Usín y el madrileño no perdonó para subir el 2-0 al marcador.

Con el segundo gol de Osasuna Magna sucedió como en la primera mitad, Peñíscola con el paso de los minutos fue cogiendo protagonismo y empezó a adueñarse del balón. Además, los de Imanol Arregui veían la quinta falta con todavía diez minutos de partido por jugarse. Eso hizo que el dominio visitante fuese mayor. De esa manera Asier Llamas tuvo que emplearse en varias intervenciones.

Una acción realmente peligrosa resultó una mano del meta navarro fuera del área, lo que provocó el saque de una falta ensayada donde Bynho despejó en la línea de gol pegado al poste. Instantes después llegaría el 2-1 de Peñíscola, en el que Isi perforaba la meta local tras un saque de banda donde el goleador ganaba la espalda al defensor y puso el cuero en la escuadra. La estirada de Asier resultó inútil ante la precisión del rival. De nuevo con la mínima diferencia tocaba seguir sufriendo. Sin embargo, Araça hizo el 3-1 después de una rápida contra por banda derecha que el brasileño terminó llegando desde atrás por el perfil opuesto.

A cuatro minutos para el final Peñíscola optó por el portero jugador, aunque la quinta falta visitante equilibraría el nivel de exigencia para los dos equipos. Cualquier cosa podía pasar pese a la ventaja de dos goles para Osasuna Magna. Así, en el minuto 38 Asier Llamas le sacaba un balón a Dani Montes cuando el banquillo visitante cantaba el gol, un gol que acabó llegando en el 39 de juego (3-2). Su autor fue Dani Montes.

Restaba un minuto y aunque Peñíscola pidió tiempo muerto para intentar una jugada ensayada, Osasuna Magna acabó llevándose la victoria ante un rival de mucha calidad.