El Parlamento de Navarra recibe a los menores de Chernóbil

NATV
-

El Parlamento de Navarra ha ofrecido una recepción oficial a la Asociación Chernóbil. Su objetivo es proporcionar ayuda humanitaria a menores víctimas del desastre nuclear de la central de Chernóbil a través de programas de acogimiento temporal.

La recepción, celebrada en la Sala Institucional, ha contado con la intervención del presidente de la Cámara foral, Unai Hualde, quien ha destacado el "carácter solidario" de Navarra, poniendo de ejemplo lo ocurrido en Tafalla y en la Zona Media el pasado julio, una solidaridad que también "rompe fronteras", tal y como lo hace la asociación Chernóbil.

En ese contexto, el presidente del Legislativo ha agradecido y reconocido a la asociación, a las personas voluntarias y a las familias de acogida el trabajo que realizan con el objetivo de "mejorar la salud de estos niños y niñas", puesto que, tal y como ha recordado, la Organización Mundial de la Salud recomienda que "los y las menores que viven en zonas contaminadas salgan de sus lugares de residencia habituales como mínimo 40 días al año para fortalecer su organismo debilitado".

Así, Hualde ha mostrado su voluntad y el compromiso de la Cámara para colaborar con la asociación en "cualquier cuestión en la que puedan ayudar". Y ha instado a las instituciones europeas a "seguir trabajando para mejorar la calidad de vida de las personas de Chernóbil y para que no vuelvan a ocurrir hechos como los que ocurrieron hace 33 años".

El Parlamento de Navarra recibe a los menores de ChernóbilEl Parlamento de Navarra recibe a los menores de Chernóbil - Foto: Parlamento de Navarra

Por su parte, Mª Carmen Oscáriz y Olatz Linacisoro, voluntarias de la asociación, han agradecido la invitación del Parlamento en nombre de todas las personas que forman parte del programa que lleva más de 20 años contribuyendo a mejorar la salud de los niños y niñas de Chernóbil.

Oscáriz y Linacisoro han recordado que Chernóbil "se ha puesto de moda" debido a una serie televisiva que narra la historia del accidente nuclear, y que esto ha incrementado estrepitosamente el volumen de personas que visitan la central nuclear. Por un lado, han reconocido, es positivo que Chernóbil tenga esta "relevancia internacional", pero han criticado que mientras "el pase a la central vale 100 euros, los vecinos que viven a 500 metros no disponen ni siquiera de agua".

Las voluntarias, en nombre de la asociación, han pedido "que el mundo conozca la realidad que viven las personas de Chernóbil", y en este caso, la realidad de los 189 menores que vienen a pasar el verano, y han agradecido su labor a las familias de acogida ya las personas voluntarias.

Para finalizar el acto, Denis, un niño ucraniano que está pasando el verano con una familia en Navarra, ha dado lectura a un poema en ucraniano.