Competición no se decide ante el corte de mangas de Bale

SPC
-
Competición no se decide ante el corte de mangas de Bale - Foto: Agencias

La Federación aplaza la decisión sobre el gesto del galés en el derbi contra el Atlético pero aplica sanción por la tarjeta roja de Sergio Ramos en el último encuentro ante el Girona

El Comité de Competición de Fútbol Profesional no termina de resolver la denuncia que LaLiga interpuso al jugador del Real Madrid Gareth Bale por realizar un corte de mangas en el derbi del pasado 9 de febrero en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid. Sobre la mesa había tres opciones, imponer una sanción grave de hasta 12 partidos, una leve de hasta tres o archivar el caso sin aplicar castigo; sin embargo, el Comité ha pedido más información sobre el gesto, que no fue recogido en el acta arbitral.

El próximo miércoles, fecha en la que el Madrid recibe al Barça en Copa en el Bernabéu, ya tendría que haber una decisión sobre el galés, para el que en estos momentos peligran los Clásicos de Copa y Liga.

Por el contrario, Sergio Ramos sí que ha recibido castigo por su expulsión por doble amarilla el pasado domingo ante el Girona. El defensa blanco se perderá un partido, concretamente el de fin de semana ante el Levante y sí jugará el Clásico ante el Barcelona, en el que jugará apercibido porque tener cuatro tarjetas amarillas acumuladas, que se mantienen por la roja.

 

Gestos racistas. Competición también ha acordado iniciar acciones disciplinarias contra el Rayo Vallecano por la exhibición de banderas racistas durante el derbi madrileño contra el Atlético de Madrid. Aunque fueron los aficionados del club rojiblanco los que mostraron banderas y símbolos de carácter racista y xenófobo durante el choque, el Rayo podría ser sancionado en calidad de organizador del encuentro. Fue el Departamento de Integridad y Seguridad de la RFEF el que denunció la situación el pasado lunes al Comité de Competición y el martes el organismo denunciante también expuso el caso a la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.