Trentin gana a las puertas de los Alpes

Europa Press
-

El italiano se impone en solitario y logra su tercera victoria en el Tour antes de enfrentarse a las tres decisivas etapas de alta montaña

Trentin gana a las puertas de los Alpes - Foto: CHRISTIAN HARTMANN

Matteo Trentin logró hoy en la decimoséptima etapa del Tour de Francia, disputada entre Pont du Gard y Gap sobre 200 kilómetros, su tercera victoria en un Tour de Francia, al imponerse en el término de una larga escapada de más de 30 corredores, de la que logró desgajarse a falta de 15 kilómetros para la meta situada a puertas de los Alpes. El sprinter transalpino, campeón de Europa en 2018, ya había ganado una etapa en Lyon en 2013 y en Nancy en 2014. Además, logra su cuarta victoria en el presente curso, después de las logradas en España en la Vuelta a Valencia y las dos en Andalucía.
Por su parte, el francés Julien Alaphilippe, que entró con el grupo de favoritos a más de 20 minutos del ganador de la etapa, mantiene el liderato de una general que no sufrió cambios en su parte alta, en vísperas de tres etapas alpinas de alta montaña.
Fue una victoria como en los viejos tiempos. Un golpe de pedal seco en la subida final al Col de la Sentinelle, 5,2 kilómetros al 5,4 por ciento, bastó a Trentin, más acostumbrado a las volattas que a acelerar el ritmo en las cuestas, para engrosar su ilustre currículo, 23 triunfos -cuatro en la Vuelta, tres en el Tour y otro en el Giro, entre ellos- en su palmarés. 
En las faldas del puerto atacó el excampeón continental para acumular cerca de medio minuto sobre el resto de supervivientes de una escapada de 33 corredores con nombres ilustres, entre ellos los españoles Gorka Izagirre y Omar Fraile (Astana) y Jesús Herrada (Cofidis), y se lanzó hacia una nueva muesca en su carrera en el descenso. En la fuga no pudo estar el murciano Luis León Sánchez, quien no tomó la salida por unos problemas de espalda que "solo se recuperarán con reposo", y acumuló más desgracias para el Astana justo una jornada después del abandono de su jefe de filas, el danés Jakob Fuglsang, víctima de la enésima caída en la Grande Boucle
El pelotón y Julian Alaphilippe se tomaron un respiro antes de encarar la recta final del Tour de los escaladores, y el de la esperanza para Francia que confía en volver a un compatriota en lo más alto del cajón de los Campos Elíseos 34 años -el último fue Bernard Hinault en 1985- después. 
Este jueves se disputa la decimoctava etapa, entre Embrun y Valloire, un tormento para las castigadas bielas de los ciclistas, con 208 kilómetros con un tercera nada más arrancar y el Col de Vars, de primera, como prólogo a la subida a los fuera de categoría Izoard y Galibier. Este último, un puerto (largo) Tour, con 23 kilómetros al 5,1 por ciento, con la cumbre a 19 kilómetros de la meta.