PP+Cs: hacia el pacto nacional

J V. (SPC)
-

El País Vasco será el banco de pruebas del Partido Popular en las elecciones del 5 abril para crear una coalición de centro derecha de cara a las próximas generales que aglutine una alternativa al nacionalismo y la izquierda

PP+Cs: hacia el pacto nacional - Foto: Edu Botella

Navarra fue la primera prueba de laboratorio para conocer si el Partido Popular y Ciudadanos podían concurrir juntos a unos comicios con éxito. A comienzos de 2019, las direcciones de UPN y el PP de Navarra entablaron conversaciones y alcanzaron un acuerdo para presentarse juntos bajo las siglas de Navarra Suma a los comicios generales de abril y noviembre de 2019 y también a las autonómicas y municipales de mayo. En todos los supuestos, la coalición de centro derecha fue la más votada en la comunidad foral.
Vistos los resultados de abril y mayo, el presidente de los populares, Pablo Casado, intentó por todos los medios sumar fuerzas con el partido de Albert Rivera para concurrir en coalición a las generales del pasado 10 de noviembre. Sin embargo, la respuesta del catalán a la oferta de Casado fue fría y distante. Pero lo que no sabía el entonces líder de Cs era el descalabro que sufriría su partido, que pasó de 57 escaños a tan solo 10, y que a la postre le costaría el cargo.
Dadas estas premisas y ya con Rivera fuera de la formación naranja, Pablo Casado consideró que las elecciones anticipadas en el País Vasco y Galicia podían ser "un paso fundamental" hacia el "objetivo" de constituir una coalición con Ciudadanos de cara a unas futuras elecciones generales. 
Sin embargo, la rebelión del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, de no sumar los apoyos de Cs para concurrir en coalición a los comicios regionales provocó en la formación conservadora una crisis que terminó con la destitución del vitoriano como candidato a lendakari. 
En sustitución de Alonso, Génova designó a un conocido de la política vasca que ya había optado a la Lehendakaritza en la década de los 90, Carlos Iturgaiz, quien se mostró partidario no solo de sumar los apoyos de Ciudadanos, sino también de Vox en un frente común contra el nacionalismo.
La marcha de Alonso, también de la Presidencia del PP en el País Vasco y de la política, desencadenó numerosas muestras de apoyo, no solo de sus compañeros en Euskadi sino también de la formación nacional y de otras regiones. Así, el presidente de Galicia y candidato del PP a la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lamentó "profundamente" que Alonso deje la política porque "es un político de primer nivel" y confió en que "reconsidere" su decisión.
También lamentó «profundamente» su dimisión la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, quien consideró que si bien "se equivocó en algunas cosas, está mal que se vaya y ahora se equivoca yéndose".
En clave electoral, la nueva presidenta interina del PP Vasco, Amaya Fernández, coincidió en que el proyecto popular en Euskadi es la "única alternativa al nacionalismo y a la izquierda".
El propio Casado desveló en su cuenta de Twitter que esta unión con la formación naranja en Euskadi servirá para mejorar los resultados de las últimas citas electorales en la región y que el candidato del PP a presidente del Gobierno vasco, Carlos Iturgaiz, «es un gran defensor de la Constitución y la libertad».
La constitución, lo primero. Lo que no oculta el jefe del PP es que el objetivo final de la formación conservadora es concurrir junto a Cs en los próximos comicios generales, independientemente de la fecha en la que se celebren. "Tenemos que ir juntos cuando se convoquen las próximas elecciones generales, y estas anticipadas en Galicia y en el País Vasco eran un paso fundamental para llegar a ese fin", afirmó Casado.
Precisamente, el dirigente madrileño admite que la cita vasca servirá para "contraponer dos modelos": el constitucionalismo, y "la izquierda radical".
Desde Génova lo tienen claro. No quieren esperar a una tercera ocasión para saber que las fuerzas constitucionales deben ir juntas. La estrategia empieza ahora, afirman desde la formación nacional, con los próximos comicios adelantados del País Vasco y Galicia.
Cataluña, con adelanto electoral en ciernes pero sin fecha de convocatoria, será el nuevo frente al que PP y Cs se enfrentarán. Por el momento, los partidos de Casado y Arrimadas ensayarán el pacto solo para los comicios vascos y decidirán tras los resultados si lo reproducen en la región mediterránea, aunque el propósito final es crear una gran coalición de centro derecha.