La eterna lucha entre el bien y el mal

SPC
-

David Felipe Arranz acaba de publicar el revelador y entretenido ensayo 'Héroes y villanos en el cine'

La eterna lucha entre el bien y el mal

«Los actores Alan Ladd y Charlton Heston inspiraron a Steven Spielberg la creación en 1981 de Indiana Jones», según apunta el filólogo y periodista David Felipe Arranz en Héroes y villanos en el cine (Sial Pigmalión), volumen que indaga en el poder ético y educador del cine. Se trata, en concreto, de China (1943), de John Farrow, y El secreto de los incas (1954), de Jerry Hopper, protagonizadas por ambos actores, que proporcionaron a Steven Spielberg la materia prima para la creación del célebre arqueólogo, según Arranz, profesor e investigador de la Universidad Carlos III de Madrid, una de las conclusiones de este ensayo que profundiza en las historias no contadas de muchas génesis de películas imprescindibles.
Este ensayo propone un recorrido por los grandes personajes de películas poco conocidas dirigidas por Ernest B. Schoedsack, John Ford, Fred Zinnemann, J. Lee Thompson, Stanley Kubrick, Ridley Scott, Steven Spielberg o Roland Emmerich. Además, Arranz reivindica en el libro el papel que ha jugado el cine europeo en la construcción de valores y sensibilidades a lo largo de las décadas de los 50, 60 y 70: Georges Franju, Jirí Menzel...
Estamos ante una crónica de una fascinación y de la memoria de tramas, lugares y personajes que forman parte de nuestra vida. «El cine convoca una forma de escritura situada en el terreno de los recuerdos, de las imágenes, de los sueños que van cristalizando y que nos construyen, nos conforman una determinada forma de ser», apunta el filólogo en este ensayo en el que se refiere al cinéfilo y al lector empedernido como «un ser obstinado, marginal e incomprendido».

La eterna lucha entre el bien y el mal
La eterna lucha entre el bien y el mal - Foto:
El libro reúne una treintena de análisis sobre cineastas y películas de trasfondo literario o filosófico, realizando una catalogación de los villanos del celuloide, que van de los asesinos en serie a los villanos de opereta, pasando por los científicos locos. Planeta prohibido (1956), basada en La tempestad de Shakespeare; Espartaco (1960), que adapta la novela de Howard Fast; El mundo de George Apley (1947), inspirado en la novela de John Phillips Marquand; las películas de las décadas de los 40 y 50 basadas en obras de escritores de la Generación perdida o conexiones insólitas, como la fascinación de Walt Disney y las grandes productoras por la literatura hispanoamericana, muestran cómo los grandes personajes parten de un origen literario.
Hay una duda que siempre subyace tras las encuestas sobre el villano entre los villanos:Darth Vader. «Pocos saben que George Lucas se inspiró para su creación en el misterioso y oscuro villano enmascarado El Relámpago, del serial The Fighting Devil Dolls (1938)».


Más fotos:

La eterna lucha entre el bien y el mal
La eterna lucha entre el bien y el mal - Foto:
La eterna lucha entre el bien y el mal
La eterna lucha entre el bien y el mal - Foto:
La eterna lucha entre el bien y el mal
La eterna lucha entre el bien y el mal - Foto: