Combate de altos vuelos

Sara Borondo
-

Despega una historia épica de acción trepidante protagonizada por un veterano piloto de guerra

Combate de altos vuelos

Uno de los temas favoritos en los videojuegos es la guerra, pero casi siempre se muestra solo la lucha en tierra; el combate en los cielos, cuando está presente, se limita a alguna fase puntual. Por eso es tan esperado cada nuevo juego de Ace Combat, un simulador de combate aéreo publicado por Bandai Namco que nació en la primera PlayStation en 1995. Acaba de salir a la venta para Xbox One, PlayStation 4 y PC Ace Combat 7: Skies Unknown, con gráficos más realistas que nunca, una campaña apasionante y variada, multijugador y hasta algunas experiencias en realidad virtual en la versión de PlayStation.
Los Ace Combat de esta última década se han ambientado casi siempre en el mundo real, pero en esta ocasión el estudio desarrollador, Project Aces, ha optado por volver al mundo ficticio de Strangereal para contar el enfrentamiento entre Osea y Eurusea. El primero de estos países es inferior en armamento al segundo y su ejército aéreo incluye drones, pero Osea intenta suplir esa carencia formando un escuadrón de élite del que forma parte el protagonista, Trigger, un reconocido piloto acusado de haber matado al anterior presidente. 
La historia está bien contada y tiene algunos giros que le dan dinamismo, pero el centro del juego son los combates en las 20 misiones de la campaña. Los gráficos son muy realistas, los modelados de los aviones parecen casi fotografías, los cielos son bellísimos y se puede casi notar el calor de los motores o el frío cuando las gotas de condensación salpican la pantalla, se siente la tensión al maniobrar para evitar ser blanco del enemigo y al situarse a la cola de una nave enemiga y disparar. El diseño de las misiones y su variedad son excelentes: las hay de escolta, de combate, de defensa, de derribar determinados objetivos fijos en tierra, hasta de sigilo… y se desarrollan en distintas condiciones meteorológicas, el denominador que tienen en común es la intensidad de la acción, que no da un respiro y logra transmitir al jugador la sensación de estar inmerso en una guerra que se decide en las alturas.
Con cada combate se obtienen créditos para comprar aviones, armas o piezas para mejorar las naves, de forma que el jugador puede diseñar sus propios cazas 
En la versión de PlayStation, Ace Combat 7: Skies Unknown se incluye un modo para la realidad virtual de las gafas PlayStation VR que se queda corta, ya fuera por miedo a que los jugadores se mareasen o por falta de presupuesto, son apenas tres misiones cortas que sirven para despertar el deseo de disfrutar más adelante de más Ace Combat en realidad virtual ya que Bandai Namco ha conseguido una experiencia fascinante. También se podría haber diversificado el multijugador online, la búsqueda de partidas funciona bien, no hay lag y las partidas son rápidas, pero no tiene demasiados modos de juego. 
Han pasado 12 años entre Ace Combat 6 y esta entrega. Entre medias han salido varios juegos que han optado por una conducción del avión más automática, la espectacularidad y una ambientación en nuestro mundo, pero la vuelta a un control arcade pero exigente y que requiere habilidad para maniobra le ha sentado muy bien a la serie y le permite proporcionar una experiencia de juego más visceral y gratificante.