Tsipras supera su propio examen

SPC
-

El 'premier' heleno reedita el respaldo del Parlamento al lograr el aval de 151 diputados en la cuestión de confianza que planteó tras la ruptura de la coalición de Gobierno por Macedonia

Tsipras supera su propio examen - Foto: ALKIS KONSTANTINIDIS

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, superó ayer la prueba que se autoimpuso el pasado domingo, después de la ruptura de la coalición de Gobierno. El Parlamento heleno renovó su apoyo al premier, en una cuestión de confianza solicitada por él tras fragmentarse la alianza con los nacionalistas, a raíz de desavenencias sobre el acuerdo alcanzado con la vecina Macedonia para renombrar ese país.
La sesión se saldó con 151 votos a favor del Ejecutivo tras dos días de debate que el líder de Syriza zanjó defendiendo el pacto como estabilizador de la región y subrayó la necesidad de completar su mandato para impulsar la agenda social tras la salida de los programas de ayuda financiera que han asolado a la nación en los últimos años.
Aunque podría haber aprobado la cuestión de confianza con la mitad más uno de los votos a favor de los diputados presentes (con un mínimo de 120), el dirigente se marcó como objetivo obtener el respaldo de la mayoría absoluta y anunció que, si no la conseguía, convocaría elecciones anticipadas.
Pero el izquierdista consiguió su objetivo gracias a los 145 escaños de Syriza y seis parlamentarios de diversos grupos, expulsados de sus partidos.
Tras este espaldarazo, el premier pretende aguantar en el poder hasta los comicios del próximo octubre para intentar resarcirse con el pueblo heleno después de haber sufrido bajo su mandato el corsé de recortes impuesto por los acreedores del país. «Con el acuerdo de Prespa (nombre del lago donde se firmó el documento para rebautizar Macedonia), todos asumiremos nuestras responsabilidades frente a la Historia», aseveró el mandatario, que reclamó la confianza del Parlamento para que su Ejecutivo «continúe sus esfuerzos». «Queremos  una mayor reducción del desempleo, aumentar el salario mínimo, completar la reforma de la Constitución. Este es el trabajo que tenemos por delante», agregó.
El líder de la oposición, el conservador Kyriakos Mitstotakis, le acusó, sin embargo, de vender un «cuento de hadas» y señaló que durante su mandato «aumentó el número de pobres y los hizo más pobres».
Con la mirada puesta en los futuros comicios, el viceprimer ministro, Yannis Dragasakis, invitó a los diputados progresistas a apoyar al Gobierno no solo de forma puntual, como en el caso de ayer, sino también dentro de una potencial alianza de centroizquierda.
«La cuestión de confianza no es una votación ocasional para alargar la vida de un Gobierno unos meses. Es el comienzo de la reestructuración del panorama político, con el objetivo de generar una mayoría progresista», afirmó antes de la votación.