El Santander reducirá la retribución de la alta dirección

Redacción
-

El grupo también ha creado un fondo financiado con la reducción y al que también podrán hacer aportaciones el resto de empleados para facilitar material y equipamiento médico para ayudar en la pandemia del coronavirus

El Santander reducirá la retribución de la alta dirección

El consejo de administración de Banco Santander ha tomado hoy la decisión de dotar al banco de la mayor flexibilidad posible para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectadas por la pandemia del coronavirus. El consejo ha subrayado que el banco cumple holgadamente los requisitos de capital para mantener la política de dividendo (payout del 40-50 por ciento) y está cómodo con los colchones (buffers) que tiene respecto a los mínimos regulatorios exigidos. No obstante, se ha comprometido a revisar el dividendo a pagar en 2020 con el fin de disponer de todos los recursos que sean necesarios para apoyar a las empresas y los clientes particulares que lo necesiten.
Así, el consejo ha decidido consolidar un único dividendo final, que se someterá a la aprobación de la junta general de accionistas en 2021. Por lo tanto, en noviembre de 2020 no se efectuará pago de dividendo a cuenta.

Con el fin de apoyar el esfuerzo global que se está haciendo para combatir el coronavirus, Santander ha creado un fondo para proporcionar equipamiento y materiales esenciales. Este fondo se financiará con la reducción en la retribución del consejo y la alta dirección del Grupo y con aportaciones voluntarias de los empleados del banco. Se espera que se constituya con un importe de al menos 25 millones de euros. Las aportaciones se destinarán a cubrir necesidades inmediatas, como la producción y adquisición de equipamiento médico, ropa de protección y otros equipos que son necesarios para tratar a los pacientes infectados por el virus, así como a efectuar donaciones a las autoridades e instituciones correspondientes.
Además, la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, han decidido renunciar al 50 por ciento de su retribución (fija y variable) de 2020, mientras que la compensación de los consejeros no ejecutivos se reducirá un 20 por ciento la Comisión de Retribuciones del Grupo y los órganos correspondientes en cada uno de los países propondrán trasladar este compromiso al resto de los equipos directivos en los mercados en los que opera Santander. La política de bonus se revisará para asegurar que se destinan los mayores recursos posibles a ayudar a nuestros clientes.