Detenidos por denunciar falsos robos y atracos en Navarra

NATV
-
Imagen de un agente de Policía Nacional - Foto: Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido en Navarra a varias personas acusadas de realizar denuncias fraudulentas sobre robos y atracos que realmente no habían ocurrido. En los últimos meses se ha observado un aumento de este tipo de hechos.

En uno de los casos denunciados fraudulentamente, un hombre acudió a la Policía manifestando haber sido víctima de un atraco por parte de dos personas, al parecer del este de Europa, que, según dijo, lo habían abordado en la vía pública con un cuchillo de grandes dimensiones, secuestrándolo. Añadió que en contra de su voluntad lo llevaron a un piso donde había otros supuestos cómplices de los dos atracadores que le retuvieron la cartera con la documentación y las llaves y le obligaron a ir a un cajero a retirar 500 euros y a entregárselos. También relató que le amenazaron para que no contara los hechos.

En este caso, al poco tiempo de denunciar los hechos, la supuesta víctima reflexionó sobre la advertencia realizada por el agente que le registró la denuncia acerca de las consecuencias de que los hechos denunciados fueran falsos y se personó para retirar la denuncia "con hechos que no habían ocurrido".

En otro de los casos denunciados, la supuesta víctima era una mujer que dijo haber sido víctima de un robo con intimidación de su bolso por el metido del tirón supuestamente acaecido en un parque público mientras paseaba a su perro. Denunció que en el bolso llevaba un teléfono móvil Iphone 6 valorado en unos mil euros (1.000 euros).

En investigaciones posteriores realizadas por agentes de Policía Judicial de la Brigada Provincial y al ser de nuevo oída en declaración, "la supuesta víctima manifestó ante los investigadores y ante presencia letrada, que el teléfono lo dejó olvidado en un banco del citado parque si bien tras consultar con el seguro para comprobar si le cubría y decirles éstos que el hurto no, decidió inventarse el robo con violencia". La Policía informó así a la mujer de su presunta participación en una tentativa de simulación de delito y tentativa de estafa en calidad de investigada no detenida.

La Policía Nacional ha manifestado que "se da la circunstancia de que este tipo de hechos, simular un delito para defraudar al seguro, se viene repitiendo con cierta regularidad y al final, casi en la totalidad de los casos, se terminan por descubrir y con la detención del denunciante".

El último caso relacionado, ha agregado, ha ocurrido en Tudela, donde agentes de la Policía Nacional de la comisaría local procedieron a la detención de un hombre como presunto autor de un delito de simulación de delito.

En la denuncia inicial, realizada en la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano de dicha comisaría, el denunciante, a posteriori detenido, expuso la sustracción mediante robo con intimidación de un móvil de alta gama valorado en 1.200 euros. En investigaciones posteriores realizadas se pudo determinar que el teléfono seguía en uso y en el mismo domicilio del denunciante, por lo que "la denuncia inicial era una treta para defraudar a la compañía aseguradora". El detenido fue puesto a disposición judicial por un presunto delito de simulación de delito y estafa.

La Policía ha advertido de que la información sobre la obligación legal de decir la verdad y de la responsabilidad penal en la que puede incurrir todo denunciante es obligatoria y se realiza previamente a la toma de declaración en todas las dependencias de Policía Nacional que reciben denuncias.

En este sentido, ha recordado que se trata de supuestas infracciones penales contra las personas castigadas con penas de prisión que oscilan entre los dos a cinco años y que "generan una considerable inseguridad ciudadana".

Demostrada la falsedad de lo denunciado, las presuntas víctimas se enfrentan a una pena de seis a doce meses de multa como autoras de un delito de simulación de delito, así como a una pena de prisión de seis meses a tres años en caso de demostrarse su culpabilidad como autores de una estafa a sus respectivas compañías aseguradoras.