Contra el uso electoral del decreto ley

SPC
-
Contra el uso electoral del decreto ley - Foto: Mero Barral

Casado arremete contra la forma de Sánchez de regir el Ejecutivo con iniciativas legislativas previstas únicamente para cuestiones urgentes y de extraordinaria necesidad en su beneficio

El líder del PP, Pablo Casado, declaró ayer que si su partido llega al poder de España activará las medidas que sean necesarias para que nunca más se pueda utilizar el sistema de gobernar a base de decreto, de pedir «una ronda para que la pague quien venga», e invitó a denunciar tal mecanismo.
En la convención de Bienestar Social de su organización en El Ferrol, apuntó que los reales decretos son una medida legislativa contemplada para cuestiones urgentes y de extraordinaria necesidad y añadió que cuando se convocan elecciones, estos suponen una fórmula reservada para medidas que son «esenciales».
«Y mucho más cuando el Ejecutivo está en funciones», explicó, y cargó tras este alegato contra Pedro Sánchez por, a su juicio, «instrumentalizar una vez más las instituciones» para con tal proceder «prometer cosas que no va a poder poner en práctica, es decir, pedir la ronda para que la pague quien venga, que no van a ser ellos».
«Y, lo que es más peligroso, es tratar de normalizar o legitimar que las campañas de los partidos se puedan hacer a costa del dinero del contribuyente en su beneficio».
También avanzó el palentino que con él como presidente esto no ocurriría y tampoco la manipulación que, a su juicio, hace el jefe del Ejecutivo, al que acusó de instrumentalizar el CIS «que ya no se cree nadie» y TVE, y de, igualmente, usar de forma partidista el Parlamento, el atril del Consejo de Ministros, la Diputación Permanente y, en suma, «todo».
Después, exigió hacer pedagogía «porque no todo vale», para luego denunciar que en la televisión pública se manipulan sus declaraciones, según su versión a veces cortándolo interesadamente y otras en una suerte de tergiversación para confundir al electorado.
Todo ello lo atribuyó a Sánchez y a su campaña para ganar unas elecciones generales en las que «no lo tiene nada fácil».
Pensiones. Y, por hablar de riesgos, Casado subrayó que defenderá «como ha hecho siempre» a los pensionistas, actuales y «futuros», porque «nunca hemos puesto en riesgo» este sistema, y avanzó que tras el 28 de abril, garantizarán el «blindaje fiscal del ahorro».
Además, anunció que si un ciudadano decide comprarse una vivienda o tener un plan de ahorro o de pensiones, a la hora de «acceder a él», no va a tener un gravamen.
El conservador apeló, además, a la claridad de su partido y advirtió a aquellos que intentan «poner la lupa» que pierden el tiempo, ya que no hay «matices». «Somos los únicos que decimos lo mismo en Vigo y en Tarifa, en Cáceres y Alicante».