San Mamés seca al Barcelona

SPC
-

El conjunto azulgrana empata a cero con el Athletic de Bilbao en un duelo en el que la posesión es de los 'culés', pero las mejores ocasiones las protagonizan los 'leones'

San Mamés seca al Barcelona - Foto: Javier Zorrilla

El meta alemán Marc-André Ter Stegen impidió ayer la derrota del Barcelona en San Mamés con dos espléndidas paradas a disparos de Markel Susaeta e Iñaki Williams que fueron las mejores ocasiones del duelo en Bilbao ante el Athletic, que terminó sin goles.
El 0-0 final fue quizás demasiado premio para un Barça que no generó ocasiones, aunque sí que mantuvo la iniciativa en el juego durante más tiempo. Y quizás demasiado castigo para un cuadro vasco que tuvo las mejores ocasiones y aguantó estoico el infructuoso dominio visitante del segundo tiempo.
Con este empate, los de Ernesto Valverde ceden dos de los ocho puntos que mantenían en la tabla sobre el Real Madrid, que ahora queda a seis, y amplía en uno, a siete, la diferencia sobre el Atlético, que cayó a la tercer plaza.
Los de Gaizka Garitano, por su parte, se mantienen en la pelea por escapar del descenso a la que los devolvió la derrota de la pasada semana en Anoeta y en la que adquieren cuatro puntos de ventaja sobre esas temidas posiciones.
Al final jugó Messi, la duda que planeaba sobre el partido. Y por tanto también salió Balenziaga para hacer una pareja de bailes ya clásica en la última década.
El choque arrancó con el conjunto local más intenso y también más peligroso. Hasta el punto de que Ter Stegen fue el mejor de los visitantes en una primera mitad en la que los vizcaínos gozaron de hasta tres buenas ocasiones para marcar.
La primera, la mejor de todas, un disparo con efecto desde la frontal del capitán Susaeta, que jugó su partido 501 con su equipo de toda la vida, que el meta alemán mandó a córner con una felina estirada a mano cambiada.
Las dos siguientes fueron de Raúl García, a quien le salió demasiado centrada y a las manos de Ter Stegen una preciosa chilena que se fabricó él mismo; y posteriormente le desvió Sergi Roberto un remate a un balón parado al borde del área pequeña.
El Athletic también percutió por el lado de Yuri, que buscó fortuna con dos fuertes disparos sin éxito.
Por su parte, el Barça estuvo a verlas venir casi toda la primera mitad con la magia de Messi como mejor recurso.
Primero para centrar sobre Suárez un balón que solo logró peinar el uruguayo; después para buscar una vaselina a un balón despejado por Herrerín que se le fue alta, aunque ya pitado el fuera de juego; y finalmente en un disparo desde la frontal que se le complicó más de lo que se esperaba al meta bilbaíno.
La segunda mitad arrancó de manera muy diferente a la primera, ya que el asedio visitante fue total desde el principio. El cuadro culé se hizo completamente con la posesión, Messi entraba cada vez más en juego y el Athletic parecía estar en ‘modo agonía’.
A pesar de ello, los de Valverde no concretaban ocasiones más allá de una falta que se le fue arriba al de Rosario y una mano en el área de De Marcos involuntaria.
Es más, quizás la mejor oportunidad en los primeros 20 minutos de la continuación fue un disparo de San José tras una contra local que se fue fuera cerca del poste.
Muniain encontró una vez a Williams, pero la ‘Pantera’ se topó con Ter Stegen, que hizo su segunda gran parada, esta vez a bocajarro. Fue la última oportunidad de un duelo con un final de asedio blaugrana y defensa de un Athletic que no renunció a nada.