El Izarra se desmelena en Irún,gana 0-4 y sale del descenso

Juan Andrés Pastor
-

Los de Estella fueron un vendaval incontenible ante un rival que se vio superado desde el pitido inicial. La victoria coloca al Izarra fuera del descenso y de la promoción, a la espera de recibir al Bilbao Athletic.

El Izarra se desmelena en Irún,gana 0-4 y sale del descenso

De principio Diego Martínez no aplicó cambios en el once inicial, ni grandes ni pequeños. Por culpa de las lesiones de Deivid y Chema, la convocatoria le vino dada y en el planteamiento inicial aparentemente no se apreciaron novedades. Sin embargo, de salida, sí que se dejó notar una mayor ambición, sobre todo en el número de jugadores que acompañaban los movimientos ofensivos. Al Izarra, por fin, le vino una buena tarde, alcanzando un alto grado de efectividad para anotar cuatro goles, sumar una victoria vital y abandonar el descenso dejando al Real Unión en el puesto de promoción.

Consciente de la vital importancia que los tres puntos puestos en juego, tenían para el futuro inmediato de las aspiraciones de permanencia, el Izarra salió mucho más entonado que los locales desde el pitido inicial. Buena prueba de ello fue el cabezazo de Laborda, que a los tres minutos de juego, obligó a lucirse a Irazusta. El meta local voló para dejar en nada el remate del delantero centro navarro en la primera ocasión del partido.  Apenas siete minutos después, volvió a repetirse la misma situación pero con distinto resultado, ya que Laborda pudo perforar la meta contraria para poner el cero a uno en el marcador, después de una jugada vertiginosa. La reacción local endureció la lucha en el centro del campo y solo le permitió recibir una tarjeta amarilla a uno de sus pivotes defensivos, por lo que desde el minuto quince  Garrido jugó condicionado por la primera amonestación mostrada por el colegiado. Con el marcador a favor, los navarros no tuvieron problemas en permitir que el Irún dispusiera de una mayor posesión del esférico, pero sin marcar el ritmo ni dominar el juego. El partido, entró así en una tregua en la que el juego se desarrolló en la línea medula sin generar ocasiones de peligro en ninguna de las dos áreas. En esa situación, mientras los pupilos de Diego Martínez iban ganando aplomo, los guipuzcoanos empezaban a ponerse nerviosos. Fruto de esa intranquilidad llegaba otra tarjeta amarilla para uno de los centrales blancos. La amonestación vista por Estrada obligaba a la defensa local a perder intensidad. Sin embargo esta situación dio paso a los mejores minutos del equipo de Juan Domínguez, que pudo empatar superada la media hora con un lanzamiento de Galán que no encontró el camino de la red. A renglón seguido el diez vasco se encontró con el palo de la portería defendida por Iricibar en la ocasión más clara de la primera mitad para los locales. Poco después Garrido enfilaba el camino de la ducha al ver la segunda tarjeta amarilla en una jugada que no ofreció ninguna duda para el colegiado cántabro. Faltaba apenas un minuto para alcanzar el intermedio y el Real Unión iba a jugar toda la segunda mitad con un efectivo menos y el marcador en contra. La tarde pintaba muy bien para el conjunto estellés que en ese momento salía de los puestos de descenso al superar en la clasificación a los fronterizos a quienes, además ganaba el golaveraje.

En la reanudación los irundarras introdujeron el primer cambio al sustituir a su delantero centro, fue un cambio de hombre por hombre que no modificó la estrategia. Al poco dispusieron de su primera ocasión de peligro  mediante una falta directa que no tuvo consecuencias, pero en la contra el Izarra anotó su segundo tanto. Fue por mediación de Toni García, quien en el minuto cincuenta y tres perforaba la meta defendida por un Irazusta que nada pudo hacer para evitar el tanto.

El tanto descompuso de tal manera al cuadro local, que antes de que pasaran cinco minutos los navarros decidían el signo del encuentro con otro gol, este firmado por Eneko en otra jugada vertiginosa. Solo se habían cumplido doce minutos de la segunda mitad y el choque estaba resuelto. Los estelleses habían convertido en gol todas y cada una de las jugadas en las que el remate se había dirigido entre los tres palos, era como si toda la mala suerte acumulada en los siete meses de competición hubiera decidido saldar su deuda. En el estadio del Gal el Izarra era un vendaval incontenible. Visto lo visto, Juan Domínguez decidió agotar los cambios en el minuto 62, sacando del terreno de juego a Yoel Sola y Galán para dar entrada a Orbegozo y a Lizarraga. De esta manera el Real Unión colocaba en el terreno de juego toda su pólvora en un intento desesperado de romper la hegemonía de un Izarra que no solo mandaba en el luminoso sino en la táctica y en la estrategia. A los pupilos de Diego Martínez todo les salía a pedir de boca y a su rival nada le podía salir peor. Sin embargo fue a peor, cuando en el minuto 78 se metieron un gol en propia puerta en una jugada desafortunada. El cero a cuatro terminó por rendir a la escuadra local, cuando aún le quedaban al choque doce minutos. Desde ese instante hasta el final, el Izarra con los deberes hechos se dedicó a entretener el tiempo a la espera del pitido final, ante un rival que ya había bajado los brazos. Los dos minutos de tiempo añadido solo sirvieron para seguir viendo como la afición local iba poco a poco desalojando la grada a la espera de mejores tardes. La del equipo navarro no pudo ser mejor, como lo fue el debut de Diego Martínez como entrenador en la categoría de bronce del futbol español.

 

Irún: Irazusta, Senar, Ceberio, Estrada, Esnaola, Garrido, Sola (m 62 Orbegozo), Galán (m 62 Lizarraga), Beitia, E. Eizmendi, A. (m 46 Etxaguren) Eizmedi.

Izarra: Iricibar, Eguaras, Cabrera, Endika, Albisu ( m 59 Areso), Hinojosa, Cisneros, Eneko, Toni, Valdo, Laborda.

Árbitro: Saiz Pérez, del colegio cántabro, ayudado en las bandas por Santamaría Carrión y García Rubio. Mostró dos tarjetas amarillas a Garrido del Real Unión de Irún por lo que fue expulsado en el minuto 44.

Goles:     0-1  m.10.Laborda

                0-2 m.53 Toni García

                0-3 m.57 Eneko

                0-4 m.78  Estrada  en propia puerta.