Osasuna sigue con su idilio con El Sadar

Gonzalo Velasco
-

3
Osasuna
0
Rayo Majadahonda
Finalizado
Undécima victoria consecutiva de los rojillos en Pamplona. El conjunto de Arrasate lleva ocho victorias y un empate en una segunda vuelta casi perfecta. Villar, Unai y Brandon marcaron los goles ante un Rayo Majadahonda que se hundió tras el descanso

Los madrileños salieron valientes al inexpugnable estadio de El Sadar. Avisaron en el 21 con un disparo de Héctor Hernández tras una galopada que obligó al debutante Sergio Herrera a desviar a córner.

A Osasuna le costó entrar al partido. Los rojillos apenas pudieron combinar. No fue hasta la media hora de encuentro cuando tuvo su primera llegada. Íñigo Pérez sorprendió sacando rápido una falta en profundidad hacia Rubén García quien enfiló a Cantero acompañado por Villar. Sin embargo, el colegiado invalidó la ocasión por fuera de juego inexistente. El arbitró acertó cinco minutos después al nublar un gol a Dani Romera por fuera de juego tras un pase de Héctor Hernández entre lateral y central.

Osasuna se adelantó a cuatro minutos para el descanso. Un central visitante evitó el disparo de Rober Ibáñez a pase bombeado de Torres, el balón le cayó a Villar, que acompañaba la jugada, quien empujó el esférico a la red rival. Undécimo tanto del onubense.

El Rayo Majadahonda reaccionó con un disparo desde fuera del área de Dani Romera que desvió David García y al que no llegó Héctor en la segunda opción. Y cuando ambos equipos estaban a punto de desfilar a los vestuarios pudo llegar el segundo gol local con un pase diagonal atrás de Torres a la llegada por el centro de Rober Ibáñez. Cantero se lució con una gran parada.

El partido cambió en la segunda parte. Con Oier reforzando el centro del campo, Osasuna fue superior y lo demostró a base de goles. Unai García amplió la renta en el 63 tras fusilar después de recoger un rechace corto de la zaga rival. Y Brandon, que había entrado minutos antes, regateó al portero siete minutos más tarde para sentenciar el choque. El mallorquín fue, de nuevo, el revulsivo rojillo. Una mala decisión del árbitro impidió su doblete. Le anularon un gol por. Un fuera de juego inexistente a cuatro minutos para la conclusión.

Osasuna sigue con su idilio con El Sadar
Osasuna sigue con su idilio con El Sadar