Los trastornos musculares, claves en la ausencia laboral

NATV
-

El 91,6% de las empresas navarras considera que la salud de sus trabajadores tiene una influencia alta o muy alta en la productividad y los resultados. Asimismo, los trastornos musculares se han convertido en el principal problema de salud.

Los resultados de esta I Encuesta sobre Salud y Empresa, promovida por Mutua Navarra, pone de manifiesto que las acciones de mejora de la salud por parte de las empresas influyen "muy significativamente" en la satisfacción de los trabajadores y son "un medio decisivo para la retención del talento".

El presidente de la CEN, José Antonio Sarría, remarca que "si el capital humano es el eje central de la empresa y sobre el que va la capacidad innovación o creatividad, se debe facilitar un entorno laboral que sea sano porque eso va a redundar en beneficio de todos".

A su juicio, "la atención a la seguridad, la prevención de riesgos laborales y la salud constituye una forma de definir el grado de progreso de un país en lo civil, lo social, lo económico y ético". "Va más allá de la mera prevención de riesgos laborales y se ocupa de introducir hábitos saludables en su entorno. Esto crea un buen ambiente, reduce el absentismo, mejora la productividad y desarrolla el orgullo de pertenencia", ha resaltado.

Los trastornos musculares, claves en la ausencia laboralLos trastornos musculares, claves en la ausencia laboral - Foto: Archivo NATV

Por su parte, Juanma Gorostiaga, responsable de Mutua Navarra, ha puesto de relieve que promocionar hábitos saludables y políticas de salud pública en las empresas es "bueno" tanto para las personas que trabajan en las organizaciones, "como para las propias empresas y la sociedad en general". "Personas y organizaciones sanas son mucho más productivas y tienen menos absentismo", ha aseverado.

En este mismo sentido, Javier Zubicoa, director del Servicio de Trabajo del Gobierno de Navarra, ha considerado que "las empresas pueden y deben contribuir a la promoción profesional, a la salud y al bienestar de todas las personas que las conforman".

LOS TRASTORNOS MUSCULO-ESQUELÉTICOS, EL PRINCIPAL PROBLEMA DE SALUD

La I Encuesta sobre Salud y Empresa recoge que cuatro de cada cinco empresas implantadas en Navarra afirma que su principal problema de salud son los trastornos musculo-esqueléticos (78,8%), dato que va incrementándose progresivamente según aumenta el tamaño de la empresa. Por su parte, las enfermedades comunes constituyen la principal causa de ausencia al trabajo para más del 85% de las empresas.

Asimismo, casi dos de cada tres empresas entrevistadas (59,6%) consideran que es el momento oportuno de implementar programas y acciones relacionadas con la promoción de la salud, y de hecho ya están realizando alguna acción. Más de un tercio de las restantes lo valoran como deseable, aunque no lo consideran oportuno en su situación actual.

Por otro lado, existen importantes diferencias en el alcance y la organización de la salud conforme aumenta el tamaño de la empresa. Por ejemplo, en aspectos como la disponibilidad de planes estructurados de salud (desde el 5,2% en las empresas de menos de 25 trabajadores al 32,6% en las empresas más de 250 trabajadores), la asignación de presupuestos (del 2,58% al 20,5%, respectivamente) y la disposición a desarrollar programas de salud en los próximos tres años (del 29,9% al 77,3%).

La elaboración de planes estructurados de salud con presupuestos definidos está entre los asuntos que menos implantación tienen entre las empresas navarra. Así, sólo el 10% afirma haberlos definido e integrado en sus sistemas de gestión.

Entre las líneas principales de intervención que las empresas prevén desarrollar en los próximos tres años se encuentran los programas de bienestar psicológico y emocional (un 64,8%) y los de actividad física y deporte (con un 61,2%).

Además, un 30% de las empresas prevé desarrollar planes de gestión de la edad en los próximos años. También aquí el porcentaje varía mucho según el tamaño de la compañía: solo un 12,7% de entre las de 1 a 25 trabajadores, frente al 47,7% de las empresas de más de 250 trabajadores.