Libertad para los detenidos por robar en tiendas de Pamplona

NATV
-
Libertad para los detenidos por robar en tiendas de Pamplona

Cuatro detenidos por su supuesta participación en robos en establecimientos comerciales en Pamplona han quedado en libertad y eludirán la prisión si participan en programas socioeducativos y demuestran que han dejado las sustancias estupefacientes.

Cuatro detenidos por su supuesta participación en cuatro robos en establecimientos comerciales perpetrados en las últimas semanas en Pamplona han quedado hoy en libertad y eludirán su ingreso en prisión si, en un plazo de quince días, acreditan su participación en programas socioeducativos; demuestran semanalmente, mediante la aportación del correspondiente análisis, que han dejado de consumir sustancias estupefacientes; y mantienen su asistencia a programas de deshabituación.
Así lo ha decretado hoy el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona al valorar que, debido a la extrema juventud de los investigados, de 19 años de edad, el ingreso en el sistema penitenciario, aunque es evidente que excluirá por completo el riesgo de reiteración delictiva, tendrá para los detenidos y, por ende, para toda la sociedad —que a la larga sufrirá los efectos de esa 'contaminación delictiva' que pretende evitarse con esta resolución— "unos efectos sumamente negativos", al ponerlos en contacto con otros presos provisionales, "lo que únicamente podrá generar un efecto pernicioso" para los investigados y les alejará del camino de la legalidad, introduciéndolos de lleno en el de la delincuencia con una alta probabilidad.
En las comparecencias celebradas esta mañana en el Juzgado de Guardia de Pamplona, el Ministerio Fiscal ha solicitado el ingreso en prisión provisional de los cuatro detenidos, una medida cautelar a la que se han opuesto las defensas.
En sus resoluciones, que pueden ser recurridas, el magistrado considera que, en principio, concurrirían los presupuestos legales previstos para la adopción de la prisión provisional.
De las diligencias policiales y judiciales practicadas, apunta el juez, existen indicios racionales para imputar a uno de los arrestados su participación en cuatro delitos de robos con fuerza en establecimientos abiertos al público, fuera de las horas de apertura, castigados cada uno de ellos con una pena de uno a cinco años de prisión. A otro de los detenidos se le atribuye su participación en dos robos y a los otros dos en uno cada uno.
Entre otras pruebas, en las diligencias hay imágenes y huellas dactilares halladas en los locales, lo que constituye "un indicio potente" de la participación de ellos en dichos delitos.
Por el contrario, el juez descarta, en este momento, la existencia de indicios para imputar a los encausados la comisión de un delito de pertenencia a grupo criminal "al no derivarse con suficiente contundencia de las diligencias policiales la concurrencia de los elementos típicos que la jurisprudencia exige para la comisión de dicho delito, sin perjuicio, naturalmente, del resultado de las diligencias de instrucción que aún restan por practicar y sin que esta afirmación prejuzgue, en modo alguno, el resultado de la presente instrucción".
La finalidad de evitar el riesgo de reiteración delictiva, explica el magistrado, único motivo que, en el presente caso y a la vista de las circunstancias personales de los detenidos, podría justificar la adopción de la medida cautelar solicitada por el Ministerio Fiscal, puede conseguirse mediante la adopción de otro tipo de medidas cautelares menos traumáticas para los investigados, quienes se ha comprometido firmemente ante el juez a no seguir por el camino del delito.
"Evidentemente, ese compromiso no es por sí sólo suficiente, pero reforzándolo con otras obligaciones y condiciones que el detenido ha aceptado cumplir servirá, en opinión de este instructor, para minimizar ese riesgo de reiteración delictiva, en el bien entendido, como ya se le ha dicho por este instructor al investigado, que el incumplimiento de cualquiera de las condiciones que se le imponen en la presente resolución supondrá su inmediato ingreso en prisión", mantiene el juez en las cuatro resoluciones judiciales.
Las medidas cautelares impuestas a los cuatro encausados por el magistrado son las siguientes: comparecer en el juzgado tres días a la semana; acreditar dos de ellos ante el juzgado que se mantienen en el programa formativo de formación profesional que venían desarrollando; atestiguar una vez por semana ante el Juzgado de Instrucción que tres de ellos no ha consumido sustancias estupefacientes, con la aportación de los correspondientes informes analíticos; y mantenerse el cuarto en el programa de deshabituación de drogas en el que se encuentra. Uno de ellos también deberá conservar el puesto de trabajo que tiene actualmente.