La Guardia Civil destruye artefactos explosivos en Navarra

NATV
-

La Guardia Civil ha destruido cinco artefactos explosivos localizados en Unciti y Lizarraga

La Guardia Civil destruye artefactos explosivos en Navarra

La Guardia Civil de Navarra, a través del Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos (GEDEX), ha destruido recientemente varias granadas de mortero y dos disparos organizados.

En fechas recientes se recibió una llamada en el teléfono de atención al ciudadano de la Guardia Civil 062, en la que se comunicaba el hallazgo de lo que parecían ser unas granadas de mano en el interior de una vivienda, en la que realizaban labores de limpieza y acondicionamiento, en la localidad de Unciti.

A partir de ese momento se activó el protocolo establecido para la actuación con este tipo de explosivos, por lo que fueron desplazadas al lugar patrullas de Seguridad Ciudadana. Tras ello se estableció un perímetro de seguridad para evitar posibles daños personales.

El GEDEX de la Guardia Civil de Navarra se hizo cargo de las actuaciones posteriores, certificando que se trataba de dos granadas de mortero, modelo BRIXIA de 45 milímetros y dos disparos organizados (proyectil de artillería montado con la vaina y con la carga de proyección dispuesto para su uso) de 38 milímetros de calibre. Se encontraba en avanzado estado de oxidación, "lo que aumenta el peligro en caso de manipulación indebida".

HALLAZGO EN SIERRA DE ANDÍA

Asimismo, un vecino de Lizárraga, mientras realizaba trabajos y labores de pastoreo, observó en el monte un objeto semienterrado sospechoso de poder ser una bomba de artillería. Dio aviso mediante llamada telefónica a la Guardia Civil e igual que en el caso anterior se desplazaron al lugar patrullas de Seguridad Ciudadana para comprobar el hecho y establecer un perímetro de seguridad.

El GEDEX de la Guardia Civil de Navarra se hizo cargo de las actuaciones, certificando que se trataba de una granada de mortero ECIA de 81 mm.

En ambas actuaciones, los agentes trasladaron los artefactos explosivos a un lugar seguro, evitando riesgos para personas, animales o materiales, donde procedieron a su destrucción de forma controlada.

Los artefactos explosivos, con una antigüedad en torno a los 80 años, fueron modelos usados frecuentemente durante la pasada Guerra Civil española, ha informado la Guardia Civil en una nota.