Actualizan las tarifas de parking subterráneo para el 2020

NATV
-

Los nuevos precios se aplicarán desde el 1 de enero. La actualización aplica el IPC registrado entre octubre de 2018 y octubre de 2019, que ha sido del 0,5%

Actualizan las tarifas de parking subterráneo para el 2020 - Foto: NATV

El Ayuntamiento de Pamplona ha acordado la actualización que como máximo podrán sufrir las tarifas y cánones de los aparcamientos subterráneos públicos de la ciudad de cara al próximo año.

La actualización aplica el IPC registrado entre octubre de 2018 y octubre de 2019, que ha sido del 0,5%. Los nuevos precios entrarán en vigor el 1 de enero, tal y como lo ha aprobado la Junta de Gobierno Local, ha explicado el Consistorio pamplonés en un comunicado.

La medida afecta a las tarifas de los ocho estacionamientos subterráneos de concesión administrativa municipal de la ciudad, que están gestionados por distintas empresas.

En concreto, se han actualizado los precios del aparcamiento de la Plaza del Castillo (gestionado por SABA Aparcamientos), el de la plaza de Toros (de ACVIL Aparcamientos), de la Audiencia (gestionado por Aparcamiento San Roque), de Carlos III (que lo explota Gestión y Aparcamientos Pamplona), Rincón de la Aduana (de la UTE Parkings de Pamplona), los aparcamientos de Blanca de Navarra y de la Zona Hospitalaria (ambos gestionados por Empark Aparcamientos y Servicios) y el aparcamiento subterráneo de autobuses (del que se hace cargo la UTE Estación de Autobuses de Pamplona).

Los criterios establecidos para la actualización de las tarifas de los aparcamientos de rotación de concesión municipal son de obligado cumplimiento para el Ayuntamiento y vienen recogidos en los correspondientes pliegos reguladores de las concesiones.

Así, las empresas concesionarias que deseen revisar las tarifas deben aplicar el IPC al resultado de la anterior actualización antes de efectuar el redondeo que autoriza el pliego para así evitar los efectos acumulados de los redondeos; las nuevas propuestas de tarifas de presentan desglosándose por un lado la base imponible de cada concepto y por otro la tarifa una vez aplicado el IVA; por último, el Ayuntamiento corrobora la corrección de los cálculos y, en su caso, aprueba las tarifas aplicables durante el próximo año.