Esporrín busca liderar un gobierno de izquierdas en Pamplona

NATV
-

La candidata del PSN a la Alcaldía de Pamplona, Maite Esporrín, ha destacado que tras la próxima cita electoral busca "liderar un gobierno de izquierdas que respete la realidad institucional de la ciudad y que se ocupe de los problemas reales".

"Frente a la Pamplona de Asiron por y para los suyos, ofrezco una Pamplona de la diversidad, respeto y tolerancia, en la que se dé prioridad a las políticas sociales, las políticas de apoyo a las personas y a los barrios", ha señalado Esporrín.

Así se ha pronunciado la candidata socialista en el acto de presentación de la candidatura del PSN al Ayuntamiento de Pamplona celebrado en el Palacio del Condestable y que ha contado con la asistencia de la secretaria general de los socialistas navarros y candidata a la Presidencia del Gobierno foral, María Chivite.

En su discurso, Esporrín ha defendido que el PSN representa "la mejor ideología para Pamplona y Navarra". Ha destacado que el partido se sitúa "en un buen punto de partida" ante la nueva cita electoral tras el resultado de Pedro Sánchez en las generales, pero ha remarcado que "no podemos caer en la complacencia y tenemos que trabajar".

Maite Esporrín y María Chivite
Maite Esporrín y María Chivite - Foto: Europa Press

Por ello, ha asegurado que durante la campaña electoral se van a "dejar la piel" para llevar a cada rincón de Pamplona y Navarra el programa socialista, "para que nadie se quede sin escuchar nuestra voz y conocer nuestros proyectos e iniciativas que son buenas para la ciudadanía".

Sobre el trabajo realizado por el partido en esta legislatura, la candidata ha afirmado que han sido cuatro años "duros" y ha defendido el trabajo "serio, responsable y riguroso" que han llevado a cabo los tres ediles socialistas en el Ayuntamiento. "Han sido cuatro años muy intensos y duros en los que muchas de nuestras iniciativas han sufrido el rodillo de Asiron y el equipo de gobierno. Han gobernado solo para una parte de la ciudad, para los que opinan como ellos", ha criticado.

En este sentido, ha afirmado que "las obsesiones identitarias y lingüísticas del gobierno municipal han sido la tónica de la legislatura". Y frente a esto, ha apostado por "una ciudad inclusiva y tolerante, sin crispaciones y trabajando por consensos mediante el diálogo".

Asimsmo, Esporrín ha defendido que el grupo socialista ha trabajado con "responsabilidad" en el Consistorio "aprobando los asuntos que considerábamos buenos para Pamplona" y realizando "una oposición constructiva".

Con vistas a la nueva legislatura, la candidata socialista ha apostado por que el tren de altas prestaciones llegue a Pamplona lo que "conllevará también la eliminación del bucle que separa la ciudad en dos y la construcción de una nueva estación". Proyectos para los barrios, el impulso de la movilidad sostenible o la mejora de las políticas sociales, son otras de las prioridades del PSN.

En lo referente a la política lingüística, Esporrín ha abogado por "buscar consensos en torno al euskera frente a la utilización política que hemos vivido". Y se ha comprometido a "acabar con la discriminación en el acceso a los puestos de trabajo en la función pública".

Además, ha afirmado que si llegan al gobierno municipal "mejorarán" los Sanfermines que, a su juicio, "han sufrido una decadencia". "Vamos a hacer una programación potente, atractiva, que traiga otra imagen exterior de nuestras fiestas", ha asegurado.

CHIVITE: "ESTAMOS MUY CERCA DE ALCANZAR LA PRESIDENCIA"

Por su parte, la secretaria general del PSN y candidata a la Presidencia del Gobierno foral, María Chivite, ha destacado que "estamos muy cerca de alcanzar la presidencia y también muchas alcaldías". Y ha resaltado que "desde el optimismo prudente que nos dan los resultados de las generales estamos en la mejor disposición de conseguir esa Navarra que queremos".

En este sentido, ha apelado a "todas esas personas que apostaron por el progreso el 28 de abril a que lo vuelvan a hacer el 26 de mayo y lo hagan apoyando al PSN". "Si en España lo hemos hecho posible, también en Navarra y en Pamplona", ha enfatizado.

Por otro lado, Chivite ha tenido palabras de agradecimiento para Esporrín por su "compromiso" y por el trabajo realizado en esta legislatura y ha animado a los componentes de la candidatura de Pamplona a "esforzarse mucho" en esta campaña electoral porque "necesitamos un proyecto y una apuesta por Pamplona que supere el sectarismo de Bildu".

Según ha indicado, el "objetivo" del PSN es "desalojar a Bildu de la alcaldía con la fuerza de los votos que vamos a ir ganando en la campaña electoral". Ha afirmado así que "no queremos a Bildu", pero ha subrayado que "tampoco a esas derechas que han hecho una coalición de perdedores para ocultar fracasos electorales".

"Nos presentamos para aglutinar a esa mayoría social cansada de los caprichos nacionalistas y de las amenazas de la derecha contra el autogobierno y los servicios públicos", ha expuesto la líder de los socialistas navarros, para destacar que Pamplona es "un objetivo prioritario para el proyecto del PSN y para alcanzar el Gobierno de Navarra".

En esta línea, ha incidido en que "el proyecto socialista ha vuelto a ilusionar a millones de personas en España" y ha defendido que "nos avala un trabajo que ya está percibiendo la ciudadanía y que queremos trasladar a nuestra comunidad". "Lo hemos conseguido en España, también en Navarra", ha enfatizado.

Ha señalado Chivite que la "prioridad" de su partido es "clara" y "no son cuestiones identitarias, sino el empleo de calidad" y ha remarcado, además, que mientras que su propuesta es "potente" para Pamplona y Navarra, UPN "ha copiado el peor estilo del PP y la estrategia que ha llevado a Casado a ser el gran perdedor".

"UPN se ha echado en manos de la derecha, que sepan que los socialistas estaremos enfrente defendiendo una Navarra foral, igualitaria e innovadora", ha garantizado la candidata del PSN, quien ha asegurado que desde su partido "no vamos a insultar a nadie, vamos a proponer y a apostar por la convivencia". "Tenemos que anteponer lo que nos une, no queremos que Navarra vuelva al pasado, pero tampoco que haya gobiernos sectarios como el de Pamplona", ha concluido.