Las negociaciones echan a andar

AGENCIAS
-

PP y Cs tienen buenas sensaciones en el Ayuntamiento y la Asamblea madrileñas, aunque Vox puede dejar en 'papel mojado' los pactos

Las negociaciones echan a andar

Comienza la cuenta atrás. Los ayuntamientos y Comunidades se van negociando con una máxima:nadie va a gobernar en solitario, por lo que la calculadora debe funcionar con precisión pues a veces hay que contar con terceros, e incluso con cuartos.   
Así, el candidato del PP al Consistorio de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, avanzó que en su reunión de ayer con la aspirante de Ciudadanos, Begoña Villacís, intercambiaron documentos programáticos y dejaron encarrilados los equipos negociadores. «Creo que es importante establecer el programa necesario para que Madrid tenga ese cambio que merece», manifestó el popular, al tiempo que recordó que tienen hasta el 15 de junio de plazo. 
 No obstante, todo esto se puede quedar en papel mojado porque Vox insiste en que no tolerará el «desprecio» de Cs. Yes que la representante en la Comunidad, Rocío Monasterio, dio por hecho que no habrá acuerdo con su formación para conformar la Mesa de la Asamblea al no haberse abierto una negociación hasta la fecha con PP y Cs. Si persisten en su actitud los de Abascal, puede cambiar el mapa político radicalmente, aunque casi siempre tendría el bloque naranja las de ganar, pues puede permitirse pactar a izquierda y derecha. 
Lo que parece imposible es que Génova tienda la mano a Ferraz y viceversa, salvo en el caso de Canarias, sobre la que hace unos días Casado ofreció a Sánchez acabar con la hegemonía de CCdurante 26 años. Pero eso en una plaza tan importante como la Comunidad de Madrid... Por eso, el encuentro entre el cabeza de cartel socialista y ganador de los comicios, Ángel Gabilondo, y la aspirante popular, Isabel Díaz Ayuso, se enmarcó dentro de la más absoluta cordialidad. Como, presumiblemente, la cita de hoy entre el exministro y el líder regional de Cs, Ignacio Aguado, que anticipó que le explicará por qué cree que debería pasar los próximos cuatro años en la oposición. 
Otra cosa es que las matemáticas fallen y Vox prefiera quedarse al margen, por mucho que le presionen desde Génova con la posibilidad de que pueda ser «cómplice» de la izquierda, ya que Carmena y Gabilondo serían los grandes beneficiados.  
Mientras, en Barcelona, donde el independentismo puede tener su pricipal bastión, el ganador de los comicios, el republicano Ernest Maragall, interrumpió las negociaciones con Ada Colau a la espera de que le diga no al PSC, que cuenta con Manuel Valls.
Por otra parte, en Castilla y León, se sentaron representantes de los conservadores y liberales. Llamó la atención que fuera a Valladolid desde Madrid el secretario general, Teodoro García Egea, que respaldó al candidato Alfonso Fernández Mañueco. Parece que hay optimismo por parte de populares y naranjas, capitaneados por Francisco Igea.