Curiosidades que esconde el cuerpo humano

SPC
-

El organismo está plagado de datos y funciones insólitas que, no por sorprendentes, dejan de ser vitales para su funcionamiento como la fiebre, la tos o la cera de los oídos

Curiosidades que esconde el cuerpo humano - Foto: Dave Carlson

Seguro que nunca se ha creído que la mujer viene de la costilla de un hombre, pero casi seguro no sabe que las hormonas femeninas provienen de las hormonas masculinas, siendo tan solo una enzima la que realiza ese paso tan trascendente. Ambos tienen un origen bioquímico común: el colesterol. 
Así lo destaca el médico de familia, Javier Dols Juste, en Tu mejor medicina eres tú (Zenith), un manual en el que indica que sin esa enzima, la aromatasa, no nos diferenciaríamos hombres y mujeres. «Es extraño que no sea más conocida. A partir de ella, y solo gracias a ella, se produce en los ovarios la conversión de testosterona en estrógenos, las principales hormonas femeninas», reconoce en su manual. 
Otro dato curioso, según apunta, es que los ovarios secretan el equivalente a la quinceava parte de la testosterona que segregan los testículos en los hombres. «Es poquísimo pero algo es», advierte. Asimismo, este experto en medicina de familia y preventiva destaca una serie de aspectos de la salud que ayudan, aunque parezca lo contrario: 
- La tos, ya que es un mecanismo de defensa. Si no tosiésemos, según augura, moriríamos. «En el asma sirve de aviso», precisa.
- Inflamación. Tras un golpe, el tejido se inflama. Su finalidad es eliminar el tejido muerto y reparar el dañado.
- Grasa corporal. Almacenar la energía que sobra en forma de grasa hace que se ahorre espacio.
- La cera de los oídos también tiene una finalidad, puesto que ayuda a expulsar lo que entra en el conductor y dificulta el crecimiento de gérmenes.
- La fiebre es una gran aliada del cuerpo. Ayuda a combatir la infección, activando y aumentando las defensas que llegan por la sangre. A más temperatura, más bombeo. También evita la multiplicación de gérmenes, al contrario que el frío. Los medicamentos para bajar la temperatura o antitérmicos deberían administrarse solo, según subraya, si hay afectación del estado general o la temperatura es elevada.