Izarra 2-6 Unionistas, dolorosa derrota ante el colista

Juan Andrés Pastor
-

2
Izarra
6
Unionistas
Finalizado
El Izarra cae a puesto de descenso directo y firma el peor partido desde hace muchos años. Los de Estella no dieron una a derechas y se llevaron un set.

Izarra 2-6 Unionistas, dolorosa derrota ante el colista

 

Un Unionistas que visitaba Estella como colista, arrolló a un Izarra netamente inferior en un partido que terminó con resultado de tenis, entre los villancicos que cantaba la afición charra y la impotencia de la parroquia local resignada por volver a ocupar un puesto de descenso.

Lo explicó muy bien el entrenador izarrista, en sala de prensa: Si uno solo de nuestros jugadores da el 99% de lo que es capaz, estamos perdidos. O damos todos lo que tenemos dentro o no hay nada que hacer. La sentencia de Pablo Álvarez ayuda a comprender lo que se vio en Merkatondoa. En Segunda B, un error te deja herido, pero con dos la herida se convierte en mortal. Y eso es lo que condenó al Izarra desde inicio; un error de marcas propició tras una falta frontal el 0-1 de Ribelles que pudo rematar de cabeza libre de marca, cuando se acababa de cumplir el primer cuarto de hora. Diez minutos más tarde Yoldi pudo anotar la igualada pero lo evitó el larguero. A continuación David Grande aprovechaba otro monumental error de la zaga local y el partido que ya estaba cuesta arriba se convirtió en un imposible cuando a falta de diez minutos para la pausa, llegaba la expulsión del central Guti. Antes del descanso Grande anotaba el tercero y hacía que toda la segunda mitad se convirtiera en un suplicio para un Izarra desarbolado al que no le funcionaba ni la cabeza ni el corazón.

Además el segundo acto comenzó igual de mal que había terminado el primero. A los nueve minutos de la reanudación Grande conseguía su hattrick y hacía prescindible el resto del envite, mientras el centenar de aficionados salmantinos seguía cantando y bailando al ritmo que sus jugadores marcaban sobre el césped. Un ritmo al que los locales no encontraron antídoto en ningún momento, y eso que Ardanaz de falta directa colocaba el 1 a 4 con un preciso lanzamiento. Ese zarpazo y el testarazo de Laborda para anotar el 2-5 fueron los únicos detalles en los que el Izarra pudo restar un mínimo protagonisma a Unionistas.  Los verdes fueron un vendaval que se llevó por delante cualquier atisbo de reacción por parte del conjunto navarro. Uno tras otro, el equipo charro fue sumando juegos a su set particular. En ningún momento modificó su estilo de juego, continúo elevando la línea de presión, provocó errores de concentración e incluso pudo exprimir el nerviosismo de su rival hasta provocarle miedo escénico en su propio terreno.

Y como es sabido que no existe mejor preparador físico que el gol, hasta en el tiempo de descuento se permitió Unionistas volver a anotar por mediación de Ribelles quien pudo cerrar el festival goleador de la misma manera que lo había abierto, meditante otro certero cabezazo.

El Izarra cierra el año, ocupando uno de los puestos de descenso y ya acumula seis jornadas sin ganar, a la espera de recuperar la senda de la victoria, pero tendrá que ser el año próximo cuando visite el 5 de enero la localidad salmantina de Guijuelo.

Izarra: Álex Ruiz, Allala, Guti, Eneko, Aritz Eguaras (Encada, min.84), Ardanaz, Rúper, Cisneros, Gorka Laborda, Yoldi y Sagüés

Unionistas: Brais, López, Íñigo Zubiri, Góngora, Piojo, Ribelles, Gallego, Álvaro Romero, Javi Navas (Matthieu, min.44), De La Nava (Guille Andrés, min.60) y David Grande (Iván Garrido, min.72)

Estadio: Merkatondoa. 550 espectadores.

Goles: Ribelles (0-1, min. 16), David Grande (0-2, min. 34), David Grande (0-3, min. 41), David Grande (0-4, min. 56), Ardanaz (1-4, min. 57), Guille Andrés (1-5, min. 72), Gorka Laborda (2-5, min. 77) y Ribelles (2-6, min. 92)