El Barça gana el duelo de Miami en Montilivi

SPC
-

Los del 'Txingurri' vencen con comodidad ante un Girona que pelea con 10 durante 40 minutos y genera ocasiones como para no merecer un castigo tan duro en su estadio

El Barça gana el duelo de Miami en Montilivi - Foto: SERGIO PEREZ

El Barcelona logró ayer encadenar su octava victoria en Liga y llevarse el derbi de Montilivi (0-2) ante un Girona que dio la cara durante todo el partido, pese a jugar los últimos 40 minutos con un hombre menos por la expulsión de Bernardo Espinosa.
Nelson Semedo, al inicio del partido, adelantó a los azulgranas y Leo Messi sentenció a los locales mediada la segunda mitad para consolidar al conjunto culé en el liderato. El Girona, en cambio, sumó su octavo partido sin conocer la victoria en la competición.
El encuentro, el cual la Liga quería disputar en Miami, reunió a los tres máximos artilleros del campeonato, los azulgranas Messi y Luis Suárez (15), y el rojiblanco Stuani (12), pero el encargado de estrenar el marcador fue Semedo, que celebró su primera diana con al Barcelona al rematar un balón muerto en el área pequeña.
El bloque culé, incontestable dominador de los tiempos del duelo, pudo aumentar su ventaja en el minuto 15, pero Coutinho no fue capaz de batir a Bono en el uno contra uno.
El genio argentino fue el insaciable canalizador del ataque blaugrana. Combinando con Jordi Alba o inquietando al cancerbero marroquí con disparos como el que en el minuto 22 salió rozando una escuadra.
El Girona fue despertando con el paso de los minutos y a punto estuvo de lograr el empate en el 41, en una doble ocasión de Stuani y Pere Pons que salvó Piqué en la línea de gol.
Salieron los locales dispuestos a seguir poniendo en apuros al equipo de Valverde tras la reanudación y Ter Stegen sacó un tiro a bocajarro de Stuani al inicio de la segunda mitad.
Ni la rigurosa expulsión de Bernardo por doble amonestación frenó el ímpetu de los pupilos de Eusebio, quienes, a pesar de la inferioridad numérica, persistieron en su intento de buscar el empate.
Pero la ofensiva local duró hasta que Jordi Alba dejó solo a Messi ante Bono y el ‘10’ certificó, con una sutil vaselina, la octava victoria consecutiva del Barça en la Liga.
Con el segundo tanto visitante, el Girona perdió fuelle y el conjunto azulgrana, mucho más cómodo en el choque, tuvo varias ocasiones para hacer el tercero en las boas de la ‘Pulga’ y Rakitic.