Los tudelanos se adaptan al cierre de la N-121-C

A. Hernández
-

Es una de las vías de acceso al Hospital Reina Sofía de Tudela, así que los usuarios son los más afectados. Especialmente el servicio de ambulancias. Con la nacional cortada, tardan el doble de tiempo en recorrer el trayecto.

El corte de la N-121-C afecta al día a día de muchos vecinos de Tudela y alrededores. Especialmente a los que tienen que ir al hospital. Médicos y pacientes. El servicio de ambulancias tarda el doble en realizar el mismo trayecto y eso hace que haya personas que lleguen tarde a sus tratamientos. Han pedido refuerzos, pero no han obtenido respuesta.

Hay también quien pide mayor frecuencia en el transporte urbano comarcal.  Aunque el Ayuntamiento de la capital ribera ya ha modificado algunas rutas, paradas y horarios. El corte de la carretera afecta también al alumnado y profesorado de la ETI y el Instituto Valle del Ebro. Los autobuses han tenido que adelantar sus horarios para poder llegar a tiempo. Y son muchos los que ahora tienen que atravesar la ciudad en plena hora punta.

De momento deberán tener paciencia, porque se espera que la reparación del puente tarde unos dos meses.

 

 

Las consecuencias del cierre de la N-121-C
Las consecuencias del cierre de la N-121-C