La pocha de Sangüesa se merece un elogio

Paula Fernández
-

Este fin de semana se celebra la octava edición del Elogio a la Pocha de Sangüesa. Un cultivo que durante años ha sido muy demandado por los mejores restaurantes de Madrid o Barcelona. Hoy pocos agricultores siguen cultivando este manjar

La pocha de Sangüesa se merece un elogio

Los romanos tenían un gusto exquisito.  Celebraban cualquier acontecimiento con ricos manjares, uno de ellos una alubia alargada que hoy lleva el nombre de pocha. En la comarca de Sangüesa, muchos agricultores cultivaron durante años esta verdura. Y era tan rica que los restauradores de Madrid o Barcelona la servían en sus menús.  En la década de los 90, un agricultor del pueblo colono de Gabarderal, Narciso Lacosta, trabajó con el ITG para obtener semillas genéticamente puras de la Pocha de Sangüesa. Desde entonces se trabaja cada año en esta selección y se ha conseguido mejorar la alubia que goza de gran calidad. Además, quisieron crear una Denominación de Origen específica pero no fue posible debido a la escasa producción.

Han pasado los años y muchos agricultores se han jubilado. Los más jóvenes prefieren cultivar cereal o maíz por su rentabilidad y menor trabajo. La pocha, sobre todo la variedad  típica de esta comarca conocida como "caparrona", requiere una selección manual, unos cuidados diarios en la plantación y en temporada debe servirse en el día en los mercados.

Para que este cultivo no desaparezca, el ayuntamiento de Sangüesa y otras instituciones pusieron en marcha el "Elogio a la Pocha de Sangüesa". Durante este fin de semana "en la que nunca faltó" se puede adquirir esta alubia así como degustarla. Unas jornadas de exaltación que pretenden acercar esta verdura a los consumidores.

La pocha de Sangüesa se merece un elogioLa pocha de Sangüesa se merece un elogio

Y un consejo, los cocineros recomiendan poner las alubias a cocer en agua fría junto con el tomate, el pimiento verde, ajos y cebolla. Cuando comience a hervir, romper la cocción con agua fría. Repetir este proceso hasta en dos ocasiones más. Este es el mejor truco para que la alubia no se rompa.