Los problemas físicos se ceban con Osasuna

Fermín Laspeñas
-

A falta de cuatro días para el próximo partido contra el Nástic, en Osasuna se ha llenado la enfermería. Cuatro jugadores no podrán jugar el duelo contra los catalanes -tres por lesión y uno por sanción-, mientras que tres se intentan recuperar.

Tanto Fran Mérida como Brandon Thomas parece que podrían recuperarse para el sábado y ser de la partida contra el Nástic. Por su parte, Rubén García sigue trabajando para llegar a tiempo. Kike Barja sufrió una lesión contra el Zaragoza y es baja segura; lo mismo que Lillo que después de mucho tiempo de baja ha vuleto a recaer. El tercer lesionado que es baja segura es Perea. A estos contratiempos se suma que Juan Villar descansará obligatoriamente al haber visto la quinta amarilla.

La sesión de esta mañana ha sido la primera en la que la plantilla se ha sentido líder. Algo que toman con tranquilidad en el seno de Osasuna como ha dicho en rueda de prensa Rober Ibáñez. "Estamos en una posición en la que queremos estar todos. Hay que seguir con esta dinámica, no relajarse, que queda mucho, y seguir esta racha. Tenemos que aprovechar esta buena dinámica en El Sadar y seguir así, como estamos jugando estos partidos, y seguro que así tenemos recompensa. Nosotros estamos tranquilos. Sabemos que aún queda mucho, que la liga es muy larga y si queremos seguir ahí tenemos que seguir apretando. En Segunda División todos los partidos son muy difíciles", ha explicado el jugador rojillo.

Además, se ha referido a la dificultad que entraña el próximo encuentro ante el Gimnàstic, que llegará a El Sadar con la necesidad de sumar en su lucha por la permanencia: "Da igual el rival que venga. Ellos están muy necesitados y tenemos que seguir como lo hemos hecho hasta ahora".

Los problemas físicos se ceban con Osasuna
Los problemas físicos se ceban con Osasuna - Foto: