Cada navarro gasta 79 euros en las rebajas, según Irache

NATV
-
Escaparate de una tienda en rebajas - Foto: EP

Cada navarro gasta 79 euros en las rebajas. Éste fue el gasto medio de cada ciudadano el invierno pasado, según una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache.

Si sólo se computa a las personas que realizaron alguna compra en rebajas, el 64% el año pasado, el gasto medio fue de 107 euros. La encuesta indica igualmente que el 37% de los navarros espera expresamente a estas promociones para realizar alguna adquisición.

Por edades, los que más gastaron en las últimas rebajas fueron los encuestados de mediana edad, entre 46 y 65 años, 94 euros: los de entre 30 y 45 años gastaron 85 euros; los menores de treinta, 76 euros; y los mayores de 65 años, 48 euros.

Por importes, un 24% de los encuestados gastó menos de 60 euros; un 25%, entre 60 y 120 euros; un 10%, entre 120 y 180 euros; un 7%, entre 180 y 240 euros; y otro 7%, entre 240 y 400 euros. El gasto medio es mayor en mujeres que hombres -81 euros frente a 76-.

Tras el anterior periodo de rebajas, se recibieron en Irache 356 consultas y reclamaciones que tenían que ver con las compras realizadas por estas fechas, ha informado la asociación en un comunicado.

LA DEVOLUCIÓN, POTESTAD DEL COMERCIO

Irache ha señalado que hay personas que creen, erróneamente, que si se prueban la prenda en su casa y no les gusta o les queda grande pueden devolverla, cuando no es así. Aun así, muchos comercios permiten estas devoluciones o cambios de prendas, "pero por estrategia comercial".

En estos casos, el comercio sólo tiene obligación de aceptar la devolución si así lo ha ofertado mediante vales comerciales o anuncios publicitarios. El consumidor, ha expuesto Irache, tendrá que atenerse a las condiciones de estos vales, por si, por ejemplo, establecen fechas o plazos de validez. Siempre es necesario conservar el vale y el tique de compra para ejercer este derecho de devolución.

Si el consumidor quiere hacer uso de un vale, el comercio no puede prohibir, en principio, que el consumidor lo utilice para comprar productos rebajados, como ha sucedido en alguna ocasión, salvo que se haya informado de esta circunstancia en el propio vale.

PRENDAS DAÑADAS O DEFECTUOSAS, DERECHO DE GARANTÍA

Otra cuestión diferente es que la prenda comprada esté dañada o sea defectuosa. En estos casos, según Irache, se debe aplicar la garantía por la que el consumidor tiene derecho a que le den una prenda en perfectas condiciones, un derecho que no cambia en época de rebajas.

En este sentido, los productos en rebajas deben estar en perfecto estado. Para vender a un precio menor una prenda defectuosa ya están los saldos y así lo debe anunciar el comercio.

Otros casos se deben a que al cliente le han querido cobrar un precio diferente al mostrado en la etiqueta de venta porque, según el dependiente, estaba equivocada y el precio era mayor. Sin embargo, la normativa establece que el consumidor tiene derecho a pagar lo que marque la etiqueta y en ningún caso un coste superior.

La asociación expone que debe constar el precio ordinario y el rebajado. Sucede lo mismo con los precios incluidos en la publicidad, ya que ésta es vinculante y el consumidor, en principio, puede exigir que el precio sea el que consta en el anuncio, siempre que se refiera a las fechas actuales.

Según Irache, algunos ciudadanos se han mostrado molestos en alguna ocasión porque, tras comparar precios, han acudido días después a la tienda elegida y ésta ya no estaba en rebajas. La ley que regula el comercio en Navarra indica que cada establecimiento debe exponer en el exterior y en lugar visible al público sus fechas de rebajas.

La asociación ha realizado una serie de consejos para comprar en rebajas como hacer una lista detallada de lo que necesita; comparar precios y fijarse en las fechas de vigencias de las rebajas en cada comercio; asegurarse de que la prenda está en perfecto estado; probarse la prenda antes de comprarla; exigir factura o comprobante de compra y guardarla; revisar el etiquetado y la forma de lavado; reclamar cuanto antes si observa cualquier desperfecto, y no dudar en acudir a una asociación de consumidores si se han transgredido sus derechos.