Un millón invertido en la planta de residuos de Cárcar

NATV
-

El Gobierno de Navarra ha invertido algo más de un millón de euros en las nuevas instalaciones de la planta de residuos de Cárcar.

Un millón de inversión en la planta de residuos de Cárcar - Foto: Europa Press

A la visita han acudido también el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús María Rodríguez, el director general de Medio Ambiente, Pablo Muñoz, la presidenta de la Mancomunidad de Montejurra, Mariví Sevilla, y el director general de la citada entidad, Nicolás Ulibarri.

En concreto el Ejecutivo, a través del Plan de Inversiones Locales, ha afrontado el pago de 1.067.206,92 euros de los 1,4 millones que ha supuesto actuación y que, según informa en un comunicado, ha asegurado la viabilidad de la planta para los próximos años. La financiación del 20 % restante (338.197,09 euros) ha corrido a cargo del Consorcio de Residuos de Navarra.

Mejorar el porcentaje de residuos recuperados tras los distintos tratamientos aplicados es la finalidad de este proyecto de reforma y ampliación a través de unas obras que "garantizan mayor seguridad higiénica y ambiental, la eficiencia energética en la instalación y una superior calidad del producto resultante de los tratamientos".

Al respecto han explicado que se ha actuado en el proceso de compostaje de materia orgánica y en la línea de materiales.

En el primer caso, se ha erigido una nueva construcción de 1.620 m2, abierta en dos de sus laterales para incorporar material de poda triturada a la fase de fermentación de la materia orgánica, lo que incrementa la cantidad de compost obtenido, su calidad y su uso posterior.

La reforma evita la dispersión y acelera el proceso de compostaje, según el Gobierno que indica que al incrementar la calidad del producto obtenido, se espera que tenga una mejor aceptación en el mercado.

La segunda actuación de las obras ha servido para ampliar y reorganizar la línea de materiales, incorporando nueva maquinaria dentro del proceso de automatizado de la selección de materiales que se puso en marcha hace una década.

Según los datos de la Mancomunidad de Montejurra, el centro registró en 2018 la entrada de 35.000 toneladas de residuos: un 75% de origen doméstico y comercial y el 25% industriales y de otra procedencias.

Al proceso de compostaje entraron 12.722 toneladas de materia orgánica recogida selectivamente en las Mancomunidades de Montejurra (90%), Mairaga (8%) y Ribera (2%).

Por necesidades del proceso, también se incluyen residuos de poda procedentes de las localidades que integran la Mancomunidad y de las de otros entes como Mairaga, Valdizarbe y Ribera Alta, que se utiliza como material estructurante de la materia orgánica.

El pasado año se obtuvieron 1.870 toneladas de compost, de las que un 50% revirtieron en la actividad agrícola. El 50% restante, por la presencia de impurezas, se destinó a usos internos en labores de jardinería y revegetación del vertedero.

El contenedor amarillo (que, a diferencia del resto de mancomunidades, incluye envases ligeros y también materiales no envases) pasa por una proceso de selección y clasificación que en 2018 supusieron 8.472 toneladas, de las que se recuperaron 1.022 para su reciclaje, con una recuperación de envases de casi un 30% respecto a los presentes en el contenedor.