Miguel Flaño: de capitán de Osasuna al despacho en Tajonar

Gonzalo Velasco
-

El navarro formará parte del equipo de trabajo del director deportivo Braulio Vázquez si bien va a probar diferentes facetas dentro del organigrama de Tajonar para ver en qué puesto puede contribuir mejor al club.

El momento de colgar las botas no es sencillo para un futbolista que tiene muchos años de su vida por delante. En este ciclo vital se encuentra Miguel Flaño. Hasta hace nueve meses capitán de Osasuna, el navarro sube del césped al despacho. De momento, el exdefensa se integra en el equipo del director deportivo Braulio Vázquez. No obstante, Flaño va a realizar diferentes tareas en Tajonar antes de decantarse por una en concreto en la que desarrollar esta nueva vida profesional que afronta con ilusión. En poco tiempo, estará junto al entrenador, Jagoba Arrasate, a pie de campo: “Me estoy sacando el curso de entrenador. En un futuro me gustaría probar por ese lado para saber cómo me puedo desenvolver. Pero no sé, soy una persona que me interesa mucho la estructura de Tajonar, el fútbol base y la gestión de todo eso”, explicaba este miércoles el propio Miguel Flaño.

El exfutbolista reconocía que se le hace raro llegar cada mañana a Tajonar y acudir al despacho y encender el ordenador en lugar de al vestuario y calzarse las botas junto a los hasta hace poco compañeros: “A pesar de que me da cierta envidia no estar ahí, creo que ya estoy en ese paso de ir cambiando el chip y de ilusionarme a tope con nuevas facetas. Subo arriba y hay trabajo de sobra”, bromeaba el noaindarra.

Miguel Flaño es uno de los pocos futbolistas que ha pasado por todas las categorías inferiores de Osasuna, donde militó durante 27 temporadas, 15 de ellas en el primer equipo. Vivió los momentos más dorados en la historia de la entidad pero también los más oscuros con un equipo al borde de la desaparición. En total disputó 338 partidos antes de fichar por el Córdoba el pasado mes de enero. Su objetivo era tener minutos para seguir jugando esta temporada; algo que finalmente no ocurrió: “Esa decisión hay que valorarla a 30 de enero, no a 18 de septiembre. En ese momento consideraba que me encontraba muy bien y quería competir. Entendí que no le podía dejar al cuerpo con esas sensaciones. Podía haber acabado a 30 de junio con un ascenso pero me hubiese quedado algo dentro de no haber intentado seguir jugando al fútbol. No ha ido como esperaba”, manifestó el excapitán. Las lesiones en su periplo en el Córdoba y el descenso andaluz imposibilitaron su continuidad. El exfutbolista esperó una oferta satisfactoria durante todo el verano pero ésta no llegó: “Partía con la premisa clara de seguir jugando al fútbol. No lo escondo. Era mi deseo. No he tenido lo que hubiese esperado. Tengo que aceptar que los años van pasando para todos y no he encontrado esa confianza para seguir jugando”, confesaba un Miguel Flaño que reconocía estar sobrepasado y asimilando su nueva condición.

Miguel Flaño: de capitán de Osasuna al despacho en TajonarMiguel Flaño: de capitán de Osasuna al despacho en Tajonar - Foto:

Miguel Flaño: de capitán de Osasuna al despacho en Tajonar
Miguel Flaño: de capitán de Osasuna al despacho en Tajonar - Foto: