De Simón, convencida de que se revalidará el cuatripartito

NATV
-
Marisa de Simón - Foto: NATV

La candidata de Izquierda-Ezkerra a la Presidencia del Gobierno de Navarra se ha mostrado convencida de que "el Gobierno del cambio se va a revalidar" y "con más peso" de la coalición de IU y Batzarre en las elecciones del 26 de mayo.

Marisa de Simón ha afirmado que no aceptarán que "se imponga cualquier tipo de exclusión" a alguno de los socios actuales del Ejecutivo.

De Simón ha destacado que Izquierda-Ezkerra se ha marcado dos retos "inseparables" de cara a la próxima cita con las urnas, en primer lugar, "lograr la continuidad del cambio", para lo que "las cuatro fuerzas políticas (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E) tenemos que trabajar para movilizar el voto"; y, por otro lado, que el proyecto de I-E, que es "garantía de izquierda", esté "mucho más representado" ampliando los dos escaños actuales.

Ha afirmado, además, que no cierran la puerta al PSN para "sumarse a este gobierno del cambio", pero ha querido dejar claro que "el gobierno del cambio no tiene vuelta atrás" y que la coalición no está dispuesta a que "se imponga cualquier tipo de exclusión". "Si se suman, adelante", ha agregado.

Para De Simón, el PSN "ha frustrado hasta ahora todos los gobiernos del cambio que han sido posibles" y ha criticado, además, que en esta legislatura "se ha colocado al lado de UPN en cuestiones fundamentales". Por ello, ha llamado al Partido Socialista a que "reflexione y trabaje pensando en la mayoría social".

"Estamos abiertos a valorar todos los escenarios, pero el escenario que no estamos dispuestos a valorar es que haya exclusiones en relación a la continuidad del cambio", ha aseverado.

Por otro lado, preguntada por si I-E estaría dispuesta a formar parte de un gobierno, ha señalado que "depende". Ha afirmado que la fórmula elegida en esta legislatura "ha funcionado en las condiciones en las que estábamos" y que la constitución de un nuevo gobierno "dependerá mucho de los resultados".

En cualquier caso, ha remarcado que "lo importante no es tanto si se entra en un gobierno o se deja de entrar, lo importante es que haya un programa político". "Después si se entra en el gobierno o no, en IUN y Batzarre tomaremos la decisión que consideremos que es más oportuna y beneficiosa para avanzar en el desarrollo de nuestras propuestas políticas", ha declarado.

"LA GENTE NO QUIERE UN GOBIERNO DE DERECHAS"

En cuanto a la nueva marca Navarra Suma, la plataforma electoral de UPN, Ciudadanos y PP, Marisa de Simón ha considerado que, a la vista del resultado de las elecciones generales, "la suma de la derecha no ha funcionado al perder 20.000 votos" y lo que "sí que ha funcionado es el acuerdo entre diferentes".

Sobre el resultado cosechado por Unidas Podemos en Navarra, coalición en la que ha concurrido I-E en las generales y que ha perdido uno de los dos escaños que tenía, ha afirmado que esperaban "mejores resultados", si bien ha considerado que "se puede hacer una valoración positiva", ya que "los números en votos entre las cuatro fuerzas que apoyamos al Gobierno damos más que Navarra Suma".

"Nuestros números suman", ha resaltado De Simón, para quien aunque las elecciones generales "no se pueden equiparar a unas forales porque la decisión del voto es otra, sí marcan tendencia". Ha remarcado así que "la tendencia está clara" y ha opinado que "es evidente que la gente no quiere un gobierno de derechas y que lo que quiere es la continuidad del gobierno del cambio".

Respecto al resultado de Cambio-Aldaketa, la candidatura unitaria del cuatripartito al Senado, que no ha logrado representación, ha reconocido que se ha tratado de un "fracaso" teniendo en cuenta que "teníamos la opción de un escaño, o incluso de tres". A su juicio, "ha fallado el 'mailing', que hubiese llegado a todas las personas con una carta que hubiese orientado el voto".

"SE HA PRODUCIDO UN CAMBIO FUNDAMENTAL"

Por otro lado, la candidata de Izquierda-Ezkerra ha defendido el trabajo desarrollado a lo largo de estos cuatro años por los socios de Gobierno y, en este sentido, ha hecho un balance "muy positivo" de la legislatura. "Aunque falta mucho por hacer, es evidente que se ha producido un cambio fundamental, no sólo se ha echado a la derecha y al bipartidismo del poder, sino que se ha dado la vuelta a sus políticas", ha reivindicado.

Según ha indicado, esto ha sido gracias a un acuerdo programático entre "diferentes" poniendo la "prioridad" en "lo social y en la pluralidad, la convivencia y el respeto de las diferentes identidades". Y se ha mostrado "convencida" de que "va a funcionar en estas elecciones otra vez".

"Ha habido cambios importantísimos, un avance legislativo enorme y una larga lista de aciertos que han notado la mayoría social y la gente que lo tenía peor", ha sostenido De Simón, para quien en estos cuatro años "hemos demostrado que se pueden hacer políticas sociales y que, además, lo que hacen es generar más empleo y más crecimiento económico".

Ha negado, además, que el Gobierno "haya sido nacionalista", como le acusa la oposición, y ha asegurado que I-E "ha sido garante de que los principios de proporcionalidad, libertad y no imposición siguieran permaneciendo en las políticas del Gobierno".

"Tildar a Izquierda-Ezkerra de nacionalista cuando somos republicanos y aspiramos a un Estado federal no tiene ningún sentido", ha expuesto De Simón, para agregar que "nosotros tenemos claro nuestro modelo de país, un modelo de república federal, solidario entre todos los pueblos y que cada pueblo tenga la capacidad de decidir sobre su futuro".

Respecto a las discrepancias en el seno del cuatripartito, la cabeza de lista de la coalición ha considerado que "las hemos resuelto bien en general" y ha puesto de relieve que a I-E "nos ha correspondido poner límites en muchas ocasiones". "Hemos sabido estar y hemos estado comprometidos con el acuerdo programático", ha señalado la candidata, para quien los desacuerdos existentes "se tienen que solucionar por mayorías parlamentarias".

"PASO ADELANTE" EN FISCALIDAD

Con vistas a la nueva legislatura, la cabeza de lista de I-E ha apostado por "dar un paso adelante en fiscalidad" tras las "importantes reformas fiscales, pero no suficientes". Por ello, ha propuesto modificar el Impuesto de Sociedades, ya que, según ha indicado, "en este momento las empresas que fracturan alrededor de 100 millones de euros en Navarra tienen una carga fiscal mínima".

También ha defendido un "impulso" de la enseñanza pública para que "dé respuesta a las necesidades educativas de toda la población" y, en este ámbito, ha planteado "avanzar en laicidad" y fijar la enseñanza de la religión al mínimo establecido por la ley.

Una banca pública para Navarra, que en esta legislatura "no ha sido posible" aunque formaba parte del acuerdo programático; la mejora del empleo; la igualdad o avanzar en todo lo relativo al medioambiente son otras de las prioridades de I-E para el próximo curso político.