Excentricidad y estilo libre en una divertida gala del MET

Nora Quintanilla (Efe)
-

El Museo Metropolitano de Nueva York acoge una nueva jornada de moda y diversión en la que brillaron con luz propia Lady Gaga, Katy Perry o Billy Porter

La excentricidad marcó ayer la gala del Museo Metropolitano de Nueva York (MET), que este año llevaba por tema el concepto de camp propuesto en 1964 por la escritora Susan Sontag, de libre interpretación y que decenas de celebridades definieron con sus ganas de divertirse con la moda.
Entre los nombres más sonados del acontecimiento benéfico, que financia el Instituto de Moda del museo y su exposición Camp: Notes on Fashion, no faltaron las cantantes Lady Gaga, Katy Perry, Cardi B y Jennifer Lopez; las modelos Giselle Bundchen y Naomi Campbell, ni varias hermanas del televisivo clan Kardashian.
El MET desplegó una alfombra rosa con plumas en un alarde de esa extravagancia característica de su gran fiesta, la más esperada y exclusiva de la industria de la moda: la editora de Vogue y gurú Anna Wintour elige a 550 afortunados para que asistan, la entrada ronda los 30.000 dólares y hay lista de espera.
Excentricidad y estilo libre en una divertida gala del METExcentricidad y estilo libre en una divertida gala del MET - Foto: MARIO ANZUONIWintour inauguró la cita de más de cuatro horas con una túnica de Chanel y una capa de plumas, todo en color rosa, el color estrella, pero su entrada fue discreta en comparación con la de Lady Gaga, anfitriona y artista abanderada de la estética "camp".
La llegada de Gaga fue un espectáculo: acompañada de bailarines, cambió su conjunto cuatro veces gracias al ingenio del diseñador Brandon Maxwell, que la engalanó con un enorme vestido abullonado en rosa fucsia bajo el que escondía uno negro con escote palabra de honor, otro en fucsia ajustado y, finalmente, lencería negra sexi.

Excentricidad y estilo libre en una divertida gala del MET


La acompañaron como anfitriones la tenista Serena Williams, que combinó vestido amarillo neón de Versace con zapatillas de Nike, y el cantante Harry Styles, con "look" monocromático negro consistente en pantalón de traje de tiro muy alto y camisa transparente con lazada al cuello y chorreras en las mangas.
Styles apareció junto a Alessandro Michele, director creativo de Gucci, la marca patrocinadora de la gala, que esta mañana en la presentación de la muestra en el MET explicó que al proponer camp estaban "lanzando un mensaje social y político sobre la libertad de vivir siendo como se quiere ser".
Y así se reflejó en la sucesión de personales elecciones de los invitados, comenzando por el actor Billy Porter, que emuló ser un dios egipcio recubierto de oro, tono metalizado que también lucieron unas Emily Blunt y Salma Hayek descendidas del Olimpo y que abundó en ornamentos y accesorios en el desfile.

Excentricidad y estilo libre en una divertida gala del MET


De las más deslumbrantes fue Céline Dion, de 51 años, con un "body" plateado de flecos, que admitió a medios locales su confusión inicial con el tema de la fiesta y finalmente se vistió con "plumas y todo lo que véis", en referencia a su llamativo gorro.
La misma Wintour dijo a la revista Vogue que intenta que "todo el mundo pueda entender inmediatamente el título de la exhibición" que da tema al evento, pero reconoció la confusión de este año y explicó que "camp" trata sobre "autoexpresión e individualidad", por lo que anticipó "gran cantidad de plumas".
Precisamente uno de los significados de camp al traducirlo del inglés es "pluma", y los invitados no dudaron en mostrarla sin tapujos en la fiesta previa, que se celebró la noche anterior en The Stonewall Inn, el histórico pub neoyorquino que prendió la mecha del movimiento LGBTQ hace medio siglo.
Las plumas, además, fueron una de las tendencias de la tarde: las llevaron Naomi Campbell, con vestido rosa; Kendall Jenner, como un ave del paraíso en color naranja; Gigi Hadid, con un mono que le cubría también la cabeza en blanco y dorado, o Rosie Huntington-Whiteley, en un rosa empolvado.

Excentricidad y estilo libre en una divertida gala del MET

Despuntó también la rapera Cardi B, disfrazada de alfombra roja con un voluminoso look de este color con plumas a los hombros, y que llegó seguida de su rival Nicki Minaj, con la que protagonizó un altercado por estas fechas el año pasado, aunque esta vez el encuentro fue civilizado.
Ante la ausencia de la actriz y "fashionista" Sarah Jessica Parker, tomaron el relevo de lo extremo Katy Perry, disfrazada de candelabro; Zendaya, de Cenicienta; Jared Leto, con una réplica de su cabeza bajo el brazo, o Kim Kardashian, que iba literalmente de "look mojado", gotas de cristal incluidas en su ajustado vestido.

 

Excentricidad y estilo libre en una divertida gala del MET


Si por algo despierta también morbo la MET Gala es por las parejas estrella, y además de los prometidos Jennifer Lopez y Alex Rodriguez, debutaron varios recién casados: Miley Cyrus y Liam Hemsworth; Nick Jonas y Priyanka Chopra, o Joe Jonas y Sophie Turner.
En cuanto a la presencia latina, la actriz española Penélope Cruz volvió tras ocho años a la gala, con un vestido clásico de Chanel, y la empresaria argentina Sofía Sánchez de Betak lució un vestido de Mango, mientras que lejos de los focos asistieron a la cita las hijas gemelas de Julio Iglesias, Victoria y Cristina Iglesias.