El internacional Sergio González ya se entrena con Aspil

NATV
-
Es la segunda vez que Sergio González acude a la llamada de la selección española absoluta. - Foto: Ribera Navarra FS

El ala del Aspil-Vidal volvió ayer a los entrenamientos tras su segunda experiencia con España, en la que cosechó tres victorias y una derrota: "Como experiencia es increíble, pero los resultados no han sido los esperados", reconoce el jugador.

El catalán duda sobre la conveniencia del parón, pero se muestra ilusionado y con ganas ante la cita del sábado con Inter, “en la que el estado físico se olvida porque tenemos que darlo todo”

Después de casi 10.000 kilómetros de viajes, cuatro partidos sobre la pista y muchas horas de convivencia con sus compañeros de la Selección Española, Sergio González retomó ayer los entrenamientos con el Aspil-Vidal. Lo hizo contento por la experiencia, la segunda con España, no así por los resultados, ya que España venció dos veces a Guatemala y una a Finlandia, combinado con la que cayó en el choque que cerró la concentración.

“Como experiencia es increíble y hay que valorarla positivamente porque juegas con los mejores y eso es un aprendizaje enorme, pero los resultados no han sido los que esperábamos ya que España siempre es favorita para todo”, cuenta el ala de 21 años, que cree que España jugó mejor en el segundo partido ante Finlandia, “pero tuvimos un error y no conseguimos meter”. “Creo que, de haber metido el 30% o el 50% de las ocasiones, nos hubiéramos venido con una cara mucho más alegre”, añade.

Sobre la experiencia vivida en San Pedro del Pinatar, Vantaa y Tampere, el catalán se muestra satisfecho. “Para mí son muy importantes tanto la parte deportiva como la personal. Y poder conocer a la persona que hay detrás de cada jugador y hacer buenas migas creo que es muy importante porque debemos ser un equipo”, explica Sergio, para el que el buen ambiente es la base de todo lo demás. “Creo que esto en el Aspil es la base de nuestro éxito y trasladarlo a España viene genial para seguir creciendo”, cuenta.

En esta convocatoria Fede Vidal optó por una selección joven y con poca experiencia, pero eso no es excusa para Sergio. “Somos conscientes de que los resultados deberían haber sido mejores, pero éramos muchos nuevos y toda evolución necesita su tiempo”, manifiesta el ala, consciente también de que “el nivel de trabajo y exigencia, así como la línea que seguimos, son buenos pese a que los resultados no acompañen de momento”.

Una vez en Tudela, la etapa de la Selección está terminada por esta temporada, y ahora toca centrarse en el final de temporada con el Aspil-Vidal. “Tenemos una oportunidad enorme de jugar la Final Four y meternos en el playoff”, afirma. Una motivación tan grande que hace que “el estado físico se olvide porque tenemos que darlo todo”. “Tenemos dos oportunidades para sacar un punto, pero queremos sacar los máximos posibles. El sábado viene Inter y va a ser complicadísimo, pero nuestra obligación es darlo todo delante de nuestra gente porque hemos demostrado que podemos ganar a los grandes”, señala.

Después el Aspil visitará Zaragoza y, tras ello, llegará la Copa del Rey, pero es algo en lo que el equipo no quiere pensar. “Lo de Ciudad Real va a ser súper bonito y se nos ponen los pelos de punta cada vez que hablamos de ello, pero la LNFS es lo primero”, dice. “Nuestra afición se merece el playoff, se merece más partidos, y nosotros también porque hemos trabajado muchísimo y, tras el bajón de mitad de temporada, ahora estamos a un nivel muy alto”, explica el catalán, que duda de la conveniencia de este último parón. “No sabemos, pero quizá perjudica más de lo que beneficia porque llevábamos una línea súper buena, pero también es cierto que con la experiencia de la Selección, la ilusión con la que vuelves y las ganas con las que coges de nuevo tu club suman muchísimo”, reconoce Sergio, que no esconde sus deseos de volver a jugar en Tudela. “Tengo muchas ganas ya de que llegue el sábado para poder jugar delante de la afición de Tudela, que las de San Pedro del Pinatar y Finlandia no apretaban tanto”, asegura.