Sánchez irá a la investidura aunque sabe que será fallida

Europa Press
-

El PSOE reconoce que no quiere naufragar en el intento de formar gobierno pero avisa que si fracasan en su intento serán el resto de partidos los que queden retratados

Sánchez irá a la investidura aunque sabe que será fallida - Foto: Moncloa

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, ha señalado que el PSOE no quiere una investidura fallida de Pedro Sánchez pero que irán a un pleno en la primera quincena de julio y cada grupo se tendrá que "retratar". 
"No queremos una investidura fallida, pero vamos a ir a una investidura y que cada cual se retrate allí, en función de su responsabilidad", ha señalado en una entrevista en RNE, preguntado por la posibilidad de que no prospere la investidura. Con todo, Simancas ha instado a la responsabilidad de los diputados para facilitar "la única investidura posible". 
Sobre qué fecha baraja el presidente en funciones para someterse a la investidura, el dirigente socialista ha recalcado que no hay fecha establecida, pero "lo más razonable" es hacerla en las primeras semanas de julio. 
A su juicio, las cartas están sobre la mesa y ahora solo quedan tres opciones. "O se suman, o buscan una alternativa, que parece que no hay aritmética, o se hacen a un lado", ha subrayado. 
Con todo, ha indicado que las conversaciones con Podemos, a los que describe como "socios preferentes" avanzan, ya que existe una coincidencia programática. Y sobre la exigencia de Pablo Iglesias de tener presencia en el Consejo de Ministros, ha asegurado que espera que se llegue a un consenso sobre el modelo de "colaboración". "Los contenidos primero, y en eso estamos avanzando razonablemente", ha informado.

Hablan con todos menos con Bildu y Vox 

Con respecto a si hay mesas de negociación para la investidura, Simancas ha insistido en que los socialistas mantienen conversaciones "permanentes" con diez grupos del Congreso y buscan su "colaboración", empezando con los principales PP y Ciudadanos, a los que les reclama su abstención. "Pedimos a los grupos que cejen en la actitud de boicotear la investidura", ha reclamado. 
Por un lado, Simancas no ha desvelado si trabaja en una vía facilitada por la abstención de ERC, y, por otro, ha dicho que no dialogan con Bildu y Vox, a los que ha considerado líneas rojas para el PSOE. Del mismo modo ha evitado contestar si otro escenario puede ser que la investidura salga adelante con la abstención de los abertzales.