Sánchez rechaza un pacto con PP y Cs y apuesta por Podemos y ERC

Agencias
-

El socialista se niega a romper las negociaciones con los morados y los independentistas, a pesar de que tanto Casado como Arrimadas se comprometen a dar estabilidad al Ejecutivo

Casado rechaza apoyar a Sánchez mientras dependa de ERC - Foto: Eduardo Parra

No hay cambio de planes en la hoja de ruta planeada por el PSOE para intentar llevar a Pedro Sánchez a La Moncloa. No se esperaba y no sucedió, a pesar de las reuniones que mantuvo ayer el líder socialista con su homólogo en el PP, Pablo Casado, y con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Unas citas, por cierto, marcadas por una enorme tensión ambiental, como mostraron las imágenes previas al encuentro. Ambos se comprometieron a dar estabilidad a un futuro Gobierno liderado por el ahora presidente en funciones si se olvidaba de pactar con Unidas Podemos y con ERC. Pero la alternativa de un gran pacto a tres no convence en Ferraz y, por ello, Sánchez simplemente solicitó a los populares su abstención (no de todo el grupo, sino de los diputados necesarios para no necesitar los apoyos de los separatistas) y a los naranjas, su voto afirmativo. De esa manera, sostienen los socialistas, la investidura -y la acción del próximo Ejecutivo- no dependerá de los independentistas. Pero ni PP ni Cs se mostraron abiertos a facilitar el trámite si el líder del PSOE va a formar Gobierno con el grupo de Pablo Iglesias. La llave de la investidura, por tanto, sigue en manos del partido del encarcelado Oriol Junqueras.
La vicesecretaria general de los socialistas y portavoz del partido en el Congreso, Adriana Lastra, fue clara. Si a Casado y a Arrimadas les «preocupa» que los secesionistas catalanes sean «determinantes», puede disipar sus temores del «modo más simple», esto es, ordenando a sus diputados que faciliten la investidura. La dirigente del PSOE, no obstante, vaticinó que al Partido Popular, más que allanar el camino de Sánchez a la Presidencia, le interesa que se celebren terceras elecciones o «mantener el bloqueo indefinidamente». 
Por su parte, Casado replicó que el presidente en funciones únicamente quiere la abstención del PP para «blanquear» el Gobierno «comunista» que está fraguando junto a Pablo Iglesias, al tiempo que aguarda «el certificado» de ERC desde la cárcel, donde Oriol Junqueras cumple pena por un delito de sedición. Según añadió, el PSOE no puede ahora querer resguardarse en los populares cuando no ha llamado a su líder ni una sola vez desde las elecciones, lo cual es «casi como un insulto».
Arrimadas ofrece a Sánchez un acuerdo de 4 puntos Arrimadas ofrece a Sánchez un acuerdo de 4 puntos - Foto: Eduardo Parra Europa PressPara variar su postura, lo que tendría que hacer el presidente en funciones es renunciar a las negociaciones con Unidas Podemos y con ERC para formar un Ejecutivo de coalición y plantear otras opciones. En este punto, citó la formación de un Gobierno en solitario apoyado desde fuera por Ciudadanos y por los de Pablo Iglesias, o bien atar el respaldo de las formaciones de izquierdas y de los regionalistas, y a su vez, la abstención de Arrimadas. Si Sánchez se decantara por cualquiera de estas opciones, el PP sopesaría garantizar la estabilidad a través de la aprobación de los Presupuestos y de hasta 11 pactos de Estado, entre ellos el de la lucha contra la despoblación. «Aún está a tiempo», le espetó Casado al socialista.
Arrimadas, al igual que el líder del PP, rechazó la oferta de Sánchez porque no ha visto en él ninguna intención de abandonar las negociaciones con los morados y con los independentistas. En su reunión, la portavoz naranja volvió a insistir en un acuerdo de partidos «constitucionalistas» o, como lo llamó, la vía de los 221 escaños, es decir, PSOE, PP y Cs juntos. Así, le transmitió a Sánchez una serie de puntos sobre los que construir un acuerdo: llegar a pactos de Estado, poner el acento en un acuerdo nacional por la Educación, no subir los impuestos y una reforma electoral. «España necesita soluciones y nadie me puede convencer de que es más fácil una alianza con Podemos, ERC o con Bildu que sumar PSOE, PP y Cs», remarcó.
Con los populares y los naranjas situados en el no, los socialistas seguirán a partir de hoy intentando atar apoyos, con ERC como socio prioritario. De hecho, aunque Lastra no quiso dar detalles de las negociaciones sí dejó claro que lo que busca el PSOE es un acuerdo con los separatistas que no solo haga posible la investidura sino que «dé estabilidad a la gobernabilidad».