El Gobierno foral no recurrirá la sentencia de Rozalejo

NATV
-

El Gobierno de Navarra no recurrirá la sentencia que absuelve a 22 jóvenes procesados por la ocupación del Palacio Marqués de Rozalejo, basada en una falta de pruebas, por lo que ha decidido no recurrir y "aprender" de este caso.

El Gobierno foral no recurrirá la sentencia de Rozalejo - Foto: Jesús Diges

Así lo ha señalado el consejero de Presidencia e Interior, Javier Remírez, en respuesta a una pregunta de Navarra Suma en el pleno del Parlamento de este jueves, donde ha reconocido que "el juez no negó que existiera una ocupación del inmueble", pero no apreció pruebas de que, más allá de momentos puntuales, los acusados estuvieran dentro para adecuarse a la "cierta vocación de permanencia" que la ley contempla para este delito.

Por ello, Remirez ha avanzado que a partir de ahora "se van a revisar las actuaciones al objeto de adecuarse a la jurisprudencia del Tribunal Supremo en cuanto a los elementos de prueba necesarios, aunque ha reiterado que el Gobierno no presentará recurso a la sentencia porque en la instancia superior es imposible presentar nuevas pruebas y así "tiene nulas posibilidades de que sea estimado".

También, y ante las alusiones del portavoz de Navarra Suma sobre la actuación del anterior Gobierno que podría haber forzado a funcionarios de la Administración "en contra de la norma" para favorecer esta falta de pruebas, Remírez ha considerado estos comentarios "de una gravedad intensa", aunque ha recomendado que "si tiene constancia" de ello, "tiene a su disposición del Estado de derecho".

Al respecto, el consejero ha negado su intención de "presentar recursos políticos", ha mostrado su "absoluta confianza y respaldo a los servicios jurídicos del Gobierno de Navarra que hacen un trabajo intachable", y ha avanzado por su parte que "de las sentencias se aprende, y el compromiso es aprender".

Por su parte, el portavoz de Navarra Suma, Carlos Pérez Nievas, se ha mostrado "extraordinariamente decepcionado" al conocer que el Gobierno no recurrirá una sentencia "demoledora" contra la actuación de la administración, tanto la municipal con el alcalde Joseba Asiron al frente como la foral con la presidenta Uxue Barkos, en la anterior legislatura.

Ha calificado la actuación de ambos como "absolutamente inaceptable" por su "dejación, uso arbitrario y sectario del poder" e incluso con visos de "acto de corrupción e inmoralidad política" al "dar órdenes con un criterio que desprecia el Estado de derecho", algo que hicieron los "socios del actual Gobierno" que preside el PSN.

Y ha ido más allá al acusar al anterior gobierno de haber "usado a los funcionarios públicos llevándolos al límite de la prevaricación", en referencia a la Policía foral, letrados del Gobierno e incluso miembros del estamento judicial, lo que ha llevado a una "sentencia demoledora", detrás de la cual hay "una decepción absoluta por un funcionario que se ve incapaz de condenar un delito que está probado".

Así, Pérez Nievas se ha referido a los numerosos actos públicos, con entrevistas, ruedas de prensa, convocatorias de conciertos y otras actividades que se hicieron públicas con el Palacio de Rozalejo ya ocupado, pero que no han sido judicializadas como prueba, ha dicho tras considerar "un escándalo público" que, "por orden de alguien", tampoco acudieran los policías forales a declarar, por lo que "no vale la prueba".