Cigüeñas para celebrar el Día del Medio Ambiente en Tudela

NATV
-

Gurelur ha celebrado este jueves con una actividad de visualización de cigüeña blanca en Tudela el Día Mundial del Medio Ambiente, con el objetivo de trasladar valores de sostenibilidad medioambiental y de mostrar la singularidad de esta especie.

A lo largo de la mañana han pasado por la plaza de los Fueros de Tudela centenares de escolares de la mayoría de los colegios de la ciudad, a los que Gurelur envió una invitación para participar en esta actividad en la que, mediante prismáticos y telescopios, han podido observar de cerca el comportamiento de la pareja de cigüeñas que anida en la Iglesia de Santa María de la céntrica plaza tudelana.
“Llevamos más de veinte años realizando esta bienvenida a las cigüeñas. Antes lo hacíamos en febrero, pero desde hace un tiempo hemos escogido esta fecha más simbólica”, ha señalado Munilla. A raíz de ese trabajo conjunto, se ha hecho posible la monitorización del citado nido de la plaza de los Fueros, a través de cuya cámara y vía Internet se puede realizar un seguimiento en vivo de las aves, que ya ha alcanzado las 20.000 visualizaciones no solo desde España, sino también desde otros países como Canadá, Polonia o Alemania, según destaca Iriz.
Munilla insiste en la riqueza a nivel de fauna que supone la presencia de la cigüeña blanca en Navarra, donde actualmente hay censadas 939 parejas, una de las cifras más altas desde que Gurelur inició dicho censo en 1994.

Cigüeñas para celebrar el Día del Medio Ambiente en Tudela
Cigüeñas para celebrar el Día del Medio Ambiente en Tudela - Foto: Gurelur
“Entonces, la población era de poco más de 300 parejas y casi todas ellas nidificaban en los cascos urbanos, facilitando el censo. En la actualidad, el 60% de las parejas de cigüeña blanca de Navarra nidifican en parajes naturales, afortunadamente, porque a las cigüeñas se las ataca mucho”, subraya.
Según Munilla, el crecimiento se disparó con los años por dos factores: el cambio climático, que redujo las migraciones y, por tanto, mitigó la que históricamente ha sido la mayor causa de mortandad de la cigüeña blanca; y el descubrimiento paulatino que las propias cigüeñas hicieron al hallar comida en los vertederos.
En la actualidad, el pico de crecimiento de la población de cigüeña blanca en Navarra ha cesado, encontrándose en descenso progresivo, principalmente a causa de la gestión de los residuos en los vertederos.
“Nos preocupa que ese decrecimiento sea abrupto, porque estamos viendo que cada vez les cuesta más criar pollos por el aumento de la escasez de comida”, señala Munilla, quien pide a las administraciones públicas que retornen a las políticas de ayudas públicas para el control de los nidos en edificios históricos y viviendas.
“Solo de esa manera se puede evitar que el ser humano elimine los nidos de cigüeña que le causan molestias de una forma aleatoria y descontrolada”, reivindica Munilla, quien asegura que la conservación simultánea de los elementos arquitectónicos de los cascos urbanos y de la población de cigüeña es posible.