Sanz defiende su honradez al frente de la CAN

NATV
-

El expresidente del Gobierno y de Caja Navarra ha afirmado en la comisión que investiga la desaparición de CAN que en el proceso para la integración en CaixaBank, en el que "no ha salido mal parada", no hubo nada oculto ni "nada al margen de la ley".

Sanz defiende que en la CAN no hizo nada al margen de la ley

Sanz ha respondido así a preguntas del regionalista Luis Zarraluqui, a quien ha recordado que fue presidente "no ejecutivo" de Caja Navarra desde 1996 hasta junio de 2010 y un año más, una vez despolitizados los órganos rectores de la entidad, de la Junta de Entidades Fundadoras, un órgano "consultivo".
"Se ha hablado y escrito tanto del proceso de consolidación y reestructuración de la entidad que cualquier esfuerzo es innecesario" porque ya "es conocido", ha dicho Sanz, y ha criticado el lema de la izquierda abertzale de "querer saber" como "si hubiese algo oculto".
Al respecto ha comentado que la necesidad de que las cajas de recapitalizaran y la obligación por ley de que se transformasen en bancos fue un proceso en el que CAN no estuvo al margen y "en el que no ha salido ni muchísimo menos mal parada".
"Desde la honradez y la transparencia que siempre han guiado mis actuaciones diré que se abrió un debate claramente interesado desde el punto de visto político sobre la desaparición de la CAN, pero la CAN se ha transformado del mismo modo que toda la cajas de ahorro en España", ha afirmado.
Ha cuestionado que se aprovechara por algunos el estado emocional provocado por la crisis y los casos de corrupción en otros lugares para ligar a Navarra "en estos escándalos", algo "absolutamente falso porque ni en Navarra ni en Caja Navarra ha habido caso de corrupción alguno".
Sanz ha subrayado así, tras poner en valor el desarrollo y el progreso de Navarra con los gobiernos de UPN y PSN y la colaboración entre ambos partidos, que ha sido por ley por lo que la entidad se ha transformado como el resto de cajas en una fundación sin que haya costado "ni un euro publico".
"Pero no es verdad que Navarra haya perdido capacidad para financiar", ha dicho, y ha precisado que con la integración en CaixaBank se ha añadido capacidad de internacionalizar a empresas navarras y de aportar recursos al ser éste el primer banco de país.
El expresidente se ha referido también a la "despolitización" de la CAN para "profesionalizar" sus órganos, constituir una corporación industrial que aportara recursos tras "el estrechamiento de márgenes en el conjunto del sistema" y dejar las cesiones de la obra social en manos de los clientes, "una capacidad -ha aseverado- de la que me desprendí".
Una profesionalización que la entonces ministra Elena Salgado puso como ejemplo, según ha recordado, para añadir que "jamás hizo nada en beneficio propio o de familiares" y "nadie" podrá decir que ejerció alguna "presión" para orientar decisiones.
A partir de dejar la dirección de CAN ya no le correspondieron por tanto decisiones como Banca Cívica, la salida a bolsa o la integración en CaixaBank, pero ha considerado que en este proceso "nada de lo que yo he conocido está unido a una gestión negligente, una administración desleal ni nada al margen de la ley".
Ha aludido así a auditores, informes del Banco de España y archivos de denuncias en los tribunales para achacar el ruido en este asunto "al engaño y la manipulación" para "llegar al oasis del poder sin importar talar los árboles que fuese, incluida la honradez de las personas", y ha indicado que no sabe si EH Bildu y Kontuz son lo mismo "pero se parecen bastante".
Y para contrarrestar reproches, que a su juicio no se hubieran oído con una integración en Kutxabank, ha puesto como ejemplo a los 4.000 navarros que duplicaron el valor de sus preferentes, los 20.000 que obtuvieron rentabilidades similares a las de los accionistas de los grandes bancos y una obra social que está a la cabeza en euros por habitante.