Amaia Romero desvela secretos del disco que sacará en otoño

NATV
-

La artista navarra Amaia Romero ha desvelado en el festival Portamérica, las canciones por estrenar y los secretos de su futuro nuevo disco, cuya publicación está prevista para los meses de otoño.

Amaia Romero desvela secretos del disco que sacará en otoño - Foto: Twitter

El misterio que rodea la publicación de este álbum, del que apenas ha filtrado un par de sencillos ha provocado que su aparición sobre el escenario haya sido una de las más esperadas por un público entregado y ansioso de conocer los detalles del primer trabajo de la cantante.
Amaia Romero ha salido acompañada por su banda al escenario principal del Portamérica, engalanado con flores para la ocasión, apenas superadas las nueve de la tarde bajo los primeros compases de "Nadie podría hacerlo", el último de los temas que ha publicado, y que ha interpretado al piano en un ambiente de máxima expectación.
Todavía tímida y un poco insegura sobre las tablas, ha ido introduciendo con el avance de su actuación más y más canciones del próximo disco, como "Quedará en nuestra mente" -una de sus favoritas-, "Javier" o "Porque apareciste", que comparten el tono amable y delicado de los anteriores avances.
Asimismo, en el repertorio, dado su escaso almacén de canciones, ha incluido versiones de temas de otros artistas, como el "The end of the world", de Skeeter Davis; o "Medio drogados", de Los Fresones Rebeldes; así como "Ahora te puedes marchar", de Luis Miguel.
Además de refugiarse en las teclas del piano y en su fina voz, la navarra también se ha lanzado a tocar la guitarra en alguna de las canciones y ha convertido el Portamérica en un karaoke al interpretar, a modo de balada, la celebrada "Perdona (Ahora sí que sí)", otra versión -en este caso del cantautor Marcelo Criminal- que grabó en colaboración con el grupo Carolina Durante.
Para el cierre, la joven  ha dejado el primero de los sencillos de su ópera prima, ‘El relámpago’, canción producida por el rockero argentino Santiago Motorizado -responsable del sonido del trabajo por estrenar- y cuyo in crescendo final ha dejado con buen sabor de boca a los presentes en el concierto de una artista con un largo camino por delante.
Amaia Romero ha acaparado gran parte del protagonismo de un Portamérica que, en su segunda jornada, reservaba la plaza de cabezas de cartel a Madness, el veterano grupo británico de ska que, pese a no encajar del todo entre las preferencias del público promedio del festival, ha ofrecido un solvente concierto -en el día siguiente a su triunfo en las Noches del Botánico de Madrid- al repasar grandes éxitos como "Our house", "Night boat to Cairo" o "It must be love".
El rol principal en las horas de la madrugada está reservado para los emergentes Carolina Durante, que, además de dar pie a especulaciones sobre si Amaia -pareja de Diego Ibáñez, cantante de la formación- podría volver al escenario para interpretar algún tema junto a ellos, se hallan en plena gira de presentación de su álbum de debut, de nombre homónimo, y que les ha reportado numerosas portadas y apariciones en medios de comunicación.
Himnos rock con un toque desenfadado e incluso nihilista como "Las canciones de Juanita", "El año" o "Joder, no sé" los han disparado de la nada al relativo estrellato a una velocidad de vértigo, especialmente gracias al éxito de su primer sencillo, "Cayetano", una ácida sátira del pijerío madrileño cantada a grito pelado que, finalmente, no ha sido incluida en su primer disco.
Tras ellos, está prevista la actuación de una banda fetiche de los propios Carolina Durante y de Amaia, los argentinos Él mató a un policía motorizado, ya consolidados en territorio español gracias a excelentes trabajos como "La dinastía Scorpio" (2012) o "La síntesis O'Konor" (2017); álbumes de rock preciosista de cuidada producción en los que unas guitarras cristalinas conducen a estribillos tan pegadizos como los de "Chica de oro", "Chica rutera" o "Más o menos bien".
El cierre de la jornada corre a cargo de la influente Natalia Ferviú, quien será la responsable de una sesión para hacer bailar, cerca del amanecer, a los que tengan ganas de seguir la fiesta iniciada a media tarde por los almerienses Nixon.