La campeona de Europa, ante los ojos del mundo

Lucía Santiago (EFE)
-
La campeona de Europa, ante los ojos del mundo - Foto: Yves Herman

La selección holandesa, anfitriona y triunfadora del torneo europeo de 2017, presenta ahora sus credenciales ante el mundo, con el talento de Lieke Martens, Shanice van de Sanden y Vivianne Miedema como principal argumento

Hace dos años, Holanda se alzaba victoriosa en la Eurocopa de la que era anfitriona y automáticamente se colgaba el letrero de candidata para hacer un buen papel en el Mundial de 2019. Por ello, sin asumir el favoritismo con el que sí conviven los conjuntos de Estados Unidos, Alemania o Francia, y sin ser una gran potencia, la resaca continental de 2017 pone el foco en la selección que dirige Sarina Wiegman. 

Porque nadie intuía la coronación de la oranje antes de que echara a rodar el balón en la pasada Eurocopa, pero lo logró y ese torneo marcó la eclosión de Lieke Martens, la verticalidad de Shanice van de Sanden y el oportunismo de Vivianne Miedema, completando una de las mejores líneas ofensivas del continente. "Nuestro éxito se basó en el trabajo de todo el equipo, en el espíritu de lucha y en el buen fútbol", reivindica sin embargo la seleccionadora holandesa.

Creció su equipo a partir de un 4-3-3, mutable a un 4-4-2 o un 4-5-1, y prevaleció siempre la búsqueda del gol y el gusto por un fútbol atractivo, a través de la velocidad y del toque. Así ganó los seis partidos que disputó en el Campeonato de Europa, pese a un escaso bagaje de seis meses en el cargo de Sarina Wiegman, que brindó a su país su primer logro internacional.

Dos años más tarde, la exigencia y las expectativas crecen aunque su bagaje mundialista es escaso. La clasificación, a través de la repesca, ya advirtió de las dificultades del cuadro holandés para adaptarse a su nuevo estatus.

Ya en el Grupo E encontrará, no obstante, un duro escollo en la selección canadiense, quinta en el ránking mundial,  donde despunta la atacante Christine Sinclair.

La capitana de las Canucks disputará en Francia su quinta Copa del Mundo con una ilusión desbordante y sabiendo lo que es jugar unas semifinales.

El Grupo E lo completan los combinados de Camerún -el tercer mejor equipo de África- y de Nueva Zelanda -campeón de Oceanía, con un concluyente triunfo por 8-0 ante Fiji-.