'No' a la ley de Na+ para regular tiempos de espera en Salud

NATV
-

El Pleno del Parlamento ha desestimado con los votos en contra de PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E, la abstención de EH Bildu y el voto a favor de Navarra Suma.

'No' a la ley de Na+ para regular tiempos de espera en Salud - Foto: ARCHIVO

Por alusiones, la consejera de Salud, Santos Induráin ha asegurado que el departamento trabaja en la reforma de esta situación, de forma que ya hay un grupo técnico trabajando en el estudio de la situación y sus posibles soluciones, cuyo informe se cerrará en junio.

"A la vuelta del verano se ampliará el proceso participativo a los agentes que se estime conveniente y la actualización normativa y legal que se derive de este trabajo técnico la compartiremos en el Parlamento para finales de 2020", ha dicho la consejera.

La proposición de Ley impulsada por Navarra Suma tenía por objeto «establecer garantías de respuesta en la atención sanitaria especializada de carácter programado y no urgente, en lo referido a las intervenciones quirúrgicas, acceso a consultas externas (ya sean primeras consultas, sucesivas o revisiones) y pruebas diagnósticas, además de en el tratamiento inicial de procesos oncológicos».

Así, se establecían una serie de plazos que, en función de la prioridad, oscilan entre los 14 y 30 días naturales (se abandona el cómputo en días hábiles) en atención especializada de primera consulta y los 180 en intervenciones quirúrgicas cuya espera no implique empeoramiento. En cirugía cardíaca la espera se reducía a un máximo de 60 días, la mitad en el caso de la oncológica.

La norma incidía en la mejora de la calidad sanitaria desde la óptica de la información, para lo cual se hacía constar que el SNS-O facilitará el acceso a información individualizada a las personas que consten en el Registro de pacientes en listas de espera de Navarra, a los que, dentro de los márgenes de esta Ley, se inscribirá de oficio.

En ese contexto, se encomendaba al Departamento de Salud la elaboración de un informe semestral de listas de espera, que se debía presentar en el Parlamento los meses de febrero y septiembre de cada año.

En dicho informe deberán hacerse constar el número de pacientes por centro sanitario y especialidad que superen los plazos de garantías, la actividad, demanda y los recursos utilizados por cada centro sanitario y especialidad en jornadas extraordinarias y en derivaciones a centros concertados.

Por otra parte, la norma contemplaba la creación del Consejo Navarra de Participación para el seguimiento y control de las listas de espera, cuyas funciones y composición deberán definirse en el plazo de seis meses, dando cabida, en todo caso a profesionales del SNS-O, colegios profesionales de médicos y enfermería, representantes de asociaciones de pacientes, así como de las entidades de discapacidad y de personas mayores.

En su defensa, Cristina Ibarrola (NA+) ha desgranado datos que confirman el aumento de las listas de espera para consulta médica especializada en Navarra "hasta alcanzar máximos históricos con este Gobierno" y sin que las personas afectadas puedan ejercer su derecho cuando la cuestión "requeriría una respuesta ágil", ha dicho.

Ha reconocido que Navarra fue pionera en regular esta cuestión, pero que diez años después se ha quedado obsoleta la regulación de un asunto "sensible" para la población, por lo que ha considerado necesaria esta proposición ante su desconfianza de que el Gobierno lo haga y ha advertido de que con su rechazo "dan una patada a los profesionales sanitarios y a los ciudadanos" no solo a NA+.

En el turno a favor, Bakartxo Ruiz (EH Bildu) ha reconocido compartir "algunos de los objetivos y de las medidas que se plantean en esta ley" aunque también su disposición a "dar una oportunidad al departamento para que pueda proseguir en el trabajo que teóricamente está haciendo", si bien le ha pedido una "garantía" y "un compromiso más concreto".

En contra, Patricia Fanlo (PSN) ha reconocido que el de las listas de espera es "un problema de gestión que se debe mejorar" con una actualización de la actual ley, y ha valorado la gestión ya comenzada por el departamento de Salud, y ha criticado que sea precisamente Ibarrola, entonces gestora, quien critique la situación cuando "2014 fue el peor año de la salud de listas de espera en Navarra".

Ana Ansa, de Geroa Bai, ha reconocido la necesidad de "repensar" la actual ley que "ha quedado obsoleta, superada" por una realidad de demanda creciente, pero también ha advertido de que "no tenemos prisa", más aún cuando el departamento de Salud ya trabaja en ello y mientras lo hace hay una ley que vigila los plazos.

Mikel Buil (Podemos) también ha dicho "compartir" los objetivos de la propuesta, pero ha advertido de que, como parte del cuatripartito que apoya al Gobierno, debe dar "un voto de confianza al trabajo y al compromiso de la consejera para traer en 2020 una normativa que regule la cuestión".

Marisa de Simón (I-E) ha agradecido la iniciativa de NA+, que ha rechazado por entender que es precisa "una modificación más amplia que aborde la acción más eficaz y eficiente de los recursos sanitarios públicos" y para ello "no basta con modificar la ley de garantías de espera"