Navarra recaudó 3.941 millones en 2019, 13,1% más que 2018

NATV
-

Elma Saiz ha dado a conocer que la economía navarra cerró el año pasado con un crecimiento del 2,6% y prevé el 2,2% para este año.

Navarra recaudó 3.941 millones en 2019, 13,1% más que 2018 - Foto: ARCHIVO

La Hacienda Foral de Navarra ha cerrado el año con una recaudación líquida acumulada que ha alcanzado los 3.941,1 millones de euros, lo que supone un aumento de los ingresos de 458,2 millones respecto a 2018, un incremento del 13,1 por ciento.

Así lo ha explicado en rueda de prensa la consejera de Economía y Hacienda del Gobierno navarro, Elma Saiz, que ha destacado que, con esta recaudación, "mejora un 3% el objetivo de recaudación fijado en los presupuestos de ingresos".

El incremento de recaudación líquida en términos homogéneos se sitúa en 275,4 millones de euros, es decir, un 7% superior a lo recaudado en 2018.

La recaudación por impuestos directos en Navarra ha ascendido a 1.953,9 millones, creciendo en términos absolutos un 16% respecto al ejercicio anterior. En cuanto a los impuestos indirectos, asciende a 1.956,7 millones, creciendo en términos absolutos un 10,6% respecto a 2018.

De los 3.941,1 millones ingresados, 2.807,3 corresponden a los ingresos por gestión directa de la Hacienda y 1.133,8 a ingresos vía ajustes por impuestos indirectos del Convenio Económico.

El IRPF es la principal en cuanto a recaudación con 1.533,1 millones de euros; 187,3 millones euros más que en el año 2018 y con un crecimiento porcentual del 13,9%. Una cifra que el Gobierno atribuye "al favorable resultado de la Campaña de la Renta de 2018", al incremento de las retenciones de trabajo y capital; así como de los pagos fraccionados ingresados por empresarios y profesionales. El incremento de las retenciones de trabajo es notable, con un 11,1%. Además, aun descontando el efecto del cambio de calendario de las cuotas de noviembre de 2018, la recaudación crece en términos homogéneos un 9,3%.

Respecto al IVA, que es la segunda figura tributaria en importancia recaudatoria, se han recaudado 1.324,2 millones de euros en el año 2019, lo que supone un crecimiento del 12,1% respecto al año 2018. Los ingresos totales por este impuesto en 2019 han ascendido a 2.517,8 millones (de ellos 1.464,5 por gestión directa y el resto vía ajustes con el Estado) y las devoluciones han sido por importe de 1.193,6 millones.

La recaudación total por el Impuesto de Sociedades se ha situado en los 274 millones de euros, frente a los 192,6 millones euros ingresados hace un año. En términos homogéneos el incremento es del 3,7%, ya que en 2018 se realizó la devolución de las campañas de 2016 y 2017.

La recaudación de los Impuestos Especiales ha sido de 536,4 millones y, tanto por gestión directa de HFN, como por ajustes con el Estado, se ha incrementado en un 3,4% y un 53,7% respectivamente, lo que da un incremento global en términos absolutos de 43,2 millones de euros respecto a 2018. Todos estos impuestos han tenido un comportamiento positivo, pero destaca el incremento más importante que se da en la recaudación del Impuesto sobre hidrocarburos, que crece un 12,7%.

También crece el Impuesto sobre el Valor de Producción de Energía Eléctrica, que ha recaudado 49,7 millones. En el Impuesto sobre el Patrimonio, los ingresos han sido inferiores a los del año 2018, alcanzando los 33 millones de euros.

En cuanto al resto de impuestos directos, Hacienda Foral de Navarra destaca positivamente la recuperación en el año 2019 del Impuesto sobre grandes establecimientos comerciales, del que se han ingresado 1,6 millones.

Por el contrario, con signo negativo evoluciona el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, un impuesto de vencimiento no periódico y de carácter aleatorio, pero que lleva ya varios meses de tendencia a la baja, y que en el año ha acumulado una importante caída del 17,2%, restando 10,1 millones de euros a la recaudación total.

Por lo que se refiere al resto de impuestos indirectos, el Impuesto sobre Trasmisiones Patrimoniales presenta una caída del 2,9%. Presentan también variaciones negativas los impuestos sobre Primas de Seguros, sobre actividades de juego y sobre gases fluorados, "aunque con una importancia relativa mucho menor y el último de ellos afectado en particular por las modificaciones normativas establecidas a nivel nacional". En cambio, Actos Jurídicos Documentados ha mantenido tasas positivas de crecimiento, del 3,4%, pese a los síntomas de enfriamiento de la economía.

LA ECONOMÍA NAVARRA CRECERÁ UN 2,2% EN 2020

En esta comparecencia también se han ofrecido los datos del Producto Interior Bruto, según los cuales la economía navarra cerró el año pasado con un crecimiento del 2,6%, prevé un incremento para el presente año del 2,2%. En términos intertrimestrales, el PIB creció en el último trimestre de 2019 un 0,2% respecto a lo tres meses anteriores.

Elma Saiz ha destacado que "no se aprecia una desaceleración brusca de la actividad en la última parte del año sino una relajación progresiva de la senda del crecimiento". La consejera ha destacado que "la mayoría de los analistas coinciden en que 2020 marcará un punto de inflexión, poniendo fin a la desaceleración económica, aunque el marco de crecimiento será reducido".

Así las cosas, el Ejecutivo foral prevé una "moderación en la senda del crecimiento" de la economía navarra con una avance del PIB de este año del 2,2%, por encima de las previsiones para el conjunto de Estado, cifrada en el 1,6%, y de la Unión Europea, en el 1,2%. No obstante, ha remarcado que "no se debe olvidar que el entorno en el que nos movemos es incierto y que cualquier acontecimiento imprevisto" como la propagación del coronavirus en China "puede desviar la trayectoria proyectada".

Saiz ha resaltado que "se observa una cierta mejora económica" a nivel europeo que "aleja el temor a una recesión global y apunta, más bien, a una consolidación del ritmo de crecimiento en torno a tasas más suaves".

La consejera ha destacado que el dato del PIB de la Comunidad foral en 2019, fijado en el 2,6%, "sólo una décima inferior a la cifra que manejaba el Ejecutivo foral" si bien ha reconocido que "supone una ralentización de seis décimas respecto a los dos años anteriores". No obstante, ha destacado que Navarra "sigue manteniendo un diferencial significativo" con España y países de referencia como Alemania y Francia.

Saiz ha indicado que es el consumo privado "el que más se está resintiendo en la última parte del año" dado que "la desconfianza de los hogares ha ido un poco en aumento desde verano" y se refleja en el índice de comercio al por menor o la compraventa de vivienda "que están en negativo".

Por el contrario, ha destacado que las matriculaciones de vehículos han aumentado un 7% en el último trimestre, si bien en el conjunto del año reflejan un descenso del 5,2%.

Desde la perspectiva sectorial, la producción industrial se ha acelerado en la última parte del año y ha crecido un 25,2% en octubre y noviembre, sobre todo gracias a la metalurgia y material de transporte. En ese mismo ámbito de la actividad industrial, las exportaciones se han incrementado un 6,3% en esos mismos meses.

Por su parte, la actividad de servicios "se resiente" cuya cifra de negocios "sigue descendiendo pero a un ritmo más suave", y en la construcción "empieza a notar el descenso de la demanda residencial".

En cuanto al mercado laboral, la afiliación a la Seguridad Social ha aumentado un 2,6% en términos interanuales, lo que se traduce en 7.500 personas más. El ritmo de creación de empleo supera el 2,5%, ligeramente inferior al 3% de comienzo del año, si bien Saiz ha destacado que "mantiene un buen tono". La cifra de parados se ha reducido un punto en un año situándose en el 9% "la más baja de España".

Con estas cifras, la consejera ha opinado que "el enfriamiento del consumo privado parece más una respuesta a una situación de incertidumbre económica que una consecuencia directa del debilitamiento de la coyuntura regional".