La 'Navarra vaciada': Allo lucha por evitar la despoblación

Sergio Jiménez
-

Navarra Televisión se ha desplazado hasta Allo para conocer el día a día de sus vecinos. Un pueblo en riesgo de despoblación que no llega a los 1.000 habitantes. Sus calles están casi desérticas y ahora el Ayuntamiento lucha por revitalizarlo.

El reloj marca las doce del mediodía y nos acercamos hasta el centro del pueblo de Allo. Sus calles casi desérticas contrastan con el ruido y el tránsito de las ciudades. Apenas se ve paseando a dos ancianos mientras hablan del gran nido que han montado las cigüeñas en la torre del campanario. Entramos a un bar del pueblo  y nos encontramos a la cartera haciendo un pequeño descanso tomándose un café y un pincho de tortilla. En la barra nos explica que ella es de Arróniz y es su primer día. Pronto hablamos de la despoblación de Allo y los pueblos de alrededor. "Aún me queda de entregar la mitad de las cartas, durante mi recorrido prácticamente voy sola por las calles, apenas veo movimiento en los comercios". En las mesas, prácticamente vacias, vemos a dos amigas tomándose un café. "Venimos al bar todos los días por la mañana a echarnos el 'cafecico'", nos dicen. También reflexionan sobre la situación del pueblo, "es una pena que cuando sales a pasear por la tarde no ves a nadie, en verano se nota mucho más ambiente, pero ahora, en invierno, no", se lamentan. 

 

Allo cuenta con un centro de salud al que acuden, aproximadamente, 30 personas al día de seis pueblos diferentes de la comarca. El médico de Atención Primaria, Francisco Villarroya, nos atiende en su consulta y manifiesta que "la población a la que atiendo, en muchos de los casos, está entre el el rango de edad de los 86 a 95 años, una cifra muy alta que refleja el envejecimiento de la población". Mientras seguimos recorriendo las calles, nos encontramos con Susana, una vecina que va a recoger a sus dos hijos a la guardería. Cuando llegamos al Colegio, nos está esperando su director, Antonio Carmona, quien lleva cuatro años al frente de este centro educativo que cuenta con 13 profesores y 63 alumnos en total. "A veces tenemos que juntar a dos cursos en la misma clase, las ventajas que tiene las escuelas rurales es que la atención es más personalizada e individualizada, aquí nuestro ratio de alumnos por clase es muy bajo", declara. Además nos asegura que no ha notado ni un incremento ni un descenso de alumnos, "durante estos cuatro años las cifras se mantienen".

La 'Navarra vaciada': Allo lucha por evitar la despoblaciónLa 'Navarra vaciada': Allo lucha por evitar la despoblación

 

Ya en el Ayuntamiento, subimos hasta la primera planta y llamamos a la puerta del despacho de la alcaldesa. Susana Castanera nos invita a sentarnos y charlar sobre la situación de despoblación. Nos enseña el salón de plenos, donde se sientan los siete concejales para abordar los problemas que acechan al pueblo, principalmente, nos habla de la despoblación. "Todas las acciones que hacemos desde el Ayuntamiento como objetivo final tienen atraer y revitalizar el pueblo, por eso hemos puesto en marcha un plan de pre-emprendimiento, con la finalidad de atender a las personas que quieran montar sus proyectos. Del mismo modo, estamos intentando, a través de ofertas en vivienda, atraer a familias jóvenes con hijos". Una tarea díficil que esperan paliar lo antes posible. Saben del largo camino que les queda, pero se ponen un objetivo claro, superar los 1.000 habitantes en los próximos años.