El Santander inicia la reforma de sus sedes más emblemáticas

Agencias
-

El edificio del Paseo Pereda espera albergar más de un millar de obras de la colección de arte privada del Grupo. La entidad busca ampliar y renovar su compromiso con Cantabria y su capital

Infografía de la intervención de David Chipperfield en el arco de la sede social del Banco Santander - Foto: Banco Santander

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha presentado esta mañana el proyecto de transformación de los dos edificios más emblemáticos que la entidad tiene en la capital cántabra: el del Paseo de Pereda, la sede social del banco, y el de la calle Hernán Cortés, con el objetivo de dotar a la ciudad de modernos espacios de cultura, tecnología y emprendimiento. En el acto de presentación han participado también Gema Igual, alcaldesa de Santander, y Miguel Ángel Revilla, presidente de la Región, así como los arquitectos responsables de la remodelación de los edificios, David Chipperfield y Antonio Cruz y Antonio Ortiz.
En el acto de presentación, Ana Botín ha afirmado: “Nuestro reto es que Santander, un banco del siglo XXI, siga liderando la banca del futuro. Y nuestra sede tiene que ser un reflejo de ello; de nuestra capacidad de innovación, de nuestra modernidad, de nuestro foco en las personas, al tiempo que de nuestra historia y de nuestras raíces; local y global. Y quiero que sea también reflejo de nuestra ciudad: abierta y moderna, transparente y cercana, que sabe evolucionar desde su tradición y adaptarse a los cambios”.
Para llevar a cabo la remodelación del Edificio Pereda, se cuenta con el arquitecto David Chipperfield, conocido, entre otros trabajos, por la ampliación de la Royal Academy de Londres y la remodelación de la isla de los museos de Berlín. El estudio Cruz y Ortiz será el encargado de remodelar la sede de Hernán Cortes. El Santander invertirá un total de 60 millones de euros en reformar sus dos sedes emblemáticas en la ciudad que vio nacer a la entidad financiera.

 

La sede social

Chipperfield es el encargado de "transformar" la sede social del Paseo Pereda con un actuación en la que destacarán el acristalamiento de parte del característico arco del edificio, aunque mantendrá espacio para que continúe pasando por debajo el tráfico, y la apertura de la terraza superior del edificio con un café-bar para que santanderinos y visitantes disfruten de las vistas "únicas".

Chipperfield ha explicado que, a través del acristalamiento de parte del arco inferior del edificio, ha tratado de que sea "más permeable y amigable" pero que continúe manteniendo la connotación "cívica" para los santanderinos y siendo el "puente" que conecta la bahía con el ensanche de la ciudad.

La intervención en el arco será lo más llamativo del proyecto y no sólo por el acristalamiento de parte del mismo, sino porque será una pasarela a través de la cual se conectarán los dos bloques del edificio y porque en el centro se creará una escalera por la que se podrá subir a la terraza superior, en la que, además de una cafetería, se incrementará en altura para crear en lo más alto una sala multiusos acristalada.

En cuanto al resto del edificio, contará con extensas galerías de exposición, para la muestra permanente y otras temporales, salas multiusos y áreas con tecnología.

 

La sede territorial

En cuanto a la remodelación del edificio de Hernán Cortés, donde pasará a ubicarse la sede territorial de Banco Santander, se transformará en una "moderna oficina" pero será también un edificio "abierto" al que el público podrá acceder a la azotea, donde se generará un gran área acristalada.

En esta zona, a modo de lucernario, habrá una estructura chandelier también de cristal desde la que entrará la luz natural al edificio, en el que, según ha explicado el arquitecto Antonio Ortiz, se aprovechará el sótano, en donde antiguamente estaban las cajas fuertes, para crear un patio central con despachos o salas a los lados, mientras que en la planta principal estará la oficina y en la segunda y la tercera planta más despachos y salas.