El futuro de la construcción pasa por la vivienda protegida

Agencias
-

Los expertos llaman a levantar casas públicas con precios regulados para impulsar el sector los próximos 25 años

El futuro de la construcción pasa por la vivienda protegida - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Si no se construyen en los próximos 25 años en España viviendas protegidas en masa con precios regulados, tanto para la venta como para el alquiler, se podría llegar a una situación caótica, con una elevada población marginal. Esta es la visión, un tanto catastrofista, sobre el porvenir del mercado inmobiliario nacional en la que coinciden profesionales del sector y de la Administración Pública. 
También la exministra del ramo entre 2008 y 2010 y actual presidenta de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, que además añade que, si no se implementa una política de vivienda social masiva, en un cuarto de siglo "tendremos una sociedad excluida, dramática y en la ley de la selva".
Así lo subrayó Corredor recientemente, en una jornada sobre el acceso a la vivienda en España, organizada por la Fundación Alternativas, donde afirmó que la generación que viene «va a tener una sociedad inhabitable» si no se asume el "cambio radical" en el sector y en los usos de las casas. Una opción frente a la que, según ella, hay "mucha resistencia".
Mientras, el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas Parrón, reiteró hace unos días que el Gobierno limitará los precios de los alquileres y en las ciudades en donde «se han disparado», pero solo hasta que se desarrollen por completo los planes sobre vivienda pública.
Lucas Parrón insistió, de la misma manera, en que el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos «intentará algún tipo de control en la cuantía de las rentas», aunque reconoció que al respecto «no hay unanimidad en el sector».
"Es necesario poner más vivienda pública de alquiler en el mercado, pues con más oferta accesible se reducirán los precios, pero mientras eso ocurre hay zonas muy tensionadas y habrá que limitar los precios, pero no como una solución definitiva", reiteró.
En el lado opuesto, la directora general en el Grupo Inmobiliario Roca y vicepresidenta de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid, Carolina Roca, aclara que el "mantra" de intervenir el mercado libre ante la falta de vivienda "no es lógico".
«No funciona y hay que reorientar ese discurso absurdo», puntualiza Roca, mostrándose partidaria de limitar solo el precio del mercado protegido.
el peligro de poner límites. Mientras, el vicepresidente de los analistas financieros (AFI), Ángel Bergés, alerta por su parte de las consecuencias de limitar los precios de la vivienda libre.
A su juicio, esa medida «hará que desaparezca» gran parte de la oferta, y pone como ejemplo de ello lo ocurrido en la ciudad alemana de Berlín.
Por contra, el doctor en Ciencias Económicas Julio Rodríguez entiende como el «principal responsable» del auge de precios del alquiler en España la disolución progresiva de las antiguas Viviendas de Protección Oficial (VPO) y su escasa reposición.
Según los números que baraja este especialista, desde 1960 hasta el momento actual, los siete millones de VPO prácticamente «se han esfumado» por su reconversión al mercado libre al expirar los plazos. Y, para la construcción de nuevas promociones de vivienda protegida, Rodríguez recuerda que el sistema financiero "tiene que pensar como puede participar", ya que, añade, el "Ministerio protector ha desaparecido tras la crisis".
Sobres esta cuestión, Beatriz Corredor destaca que «falta un sector patrimonialista que mantenga» las viviendas a muy largo plazo con rentabilidad «razonable» para que dentro habiten personas a un precio "asequible".
El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, aclara que percibe "carestía del alquiler" en capitales como Madrid o Barcelona "pero no en Burgos".
Ha pedido por ello prevención al implementar medidas restrictivas sobre las rentas.